Abierto de EEUU: Angelique Kerber se consagra como nueva campeona

shadow

 

La tenista alemana Angelique Kerber se convirtió en la segunda tenista alemana que gana un Abierto de Estados Unidos después de su famosa compatriota Steffi Graf, al derrotar este sábado por 6-3, 4-6, 6-4 a la checa Karolina Pliskova en la final del último Grand Slam del año

Kerber, de 28 años, que también ganó el Abierto de Australia, consigue en la misma temporada los dos primeros títulos de Grand Slam y también se va de Flushing Meadows como la nueva número uno del tenis mundial femenino al desbancar a la estadounidense Serena Williams que ocupó el liderato durante 186 semanas consecutivas.

La nueva campeona se convierte en la primera de su país que gana el Abierto de Estados Unidos desde que lo hizo Graf por última vez en 1996, que fue su quinto título del torneo, su número 21 de Grand Slam de los 22 que ganó, que alcanzó con la victoria de Roland Garros, en 1999.

El partido, que duró dos horas y siete minutos, comenzó con nervios en ambas jugadoras, sin consistencia en su saque lo que hizo que se lo rompiesen tres veces, pero fue Kerber la que lo hizo dos y eso le permitió quedarse con la manga.

La segunda ya fue de mejor tenis por ambas partes y también con menos errores no forzados, mientras que Pliskova comenzó a imponerse con su tenis agresivo y mejor saque que ya no perdió y si logró un “break” en el séptimo para el parcial de 4-3 que sería todo lo que necesitaba para conseguir el set y poner el empate en el marcador.

Todo se tenía que decidir en el tercer set y Pliskova mantuvo su momento, sin dejar que Kerber pudiese colocar golpes ganadores desde el fondo de la pista, mientras que imponía su resto para en el tercer juego hacerle de nuevo la rotura a la tenista alemana, que lo perdió (1-2).

A partir de ese momento, el partido adquirió un mayor suspense e intensidad en cada golpe ante la necesidad que tenía Kerber de recuperar su saque y de Pliskova de mantener la ventaja.

La primera fue la que logró el objetivo al conseguir por fin la rotura del saque de Pliskova en el sexto que ponía de nuevo el empate en el marcador con el 3-3, mientras que recuperaba también la confianza en sus golpes y servicio para mantenerlo y ponerle el 4-3 a su favor.

La ventaja hizo que la inercia del partido y el juego cambiase de nuevo a favor de Kerber que comenzó a imponer su golpes desde el fondo de la pista, restó mejor y estuvo de nuevo a punto de romperle el saque a Pliskova en el octavo, no lo hizo, pero si lo consiguió en el décimo de forma arrolladora con cuatro tantos seguidos y sin darle ninguna opción de reacción a su rival.

La tenista alemana se lleva un premio de 3.5 millones de dólares por 1.750.000 dólares que recibe Pliskova, que se convirtió en la primera jugadora checa que disputó una final del Abierto desde 1993 cuando lo hizo Helena Sukova, que la perdió por 6-3 y 6-3 ante la legendaria Steffi Graf, compatriota de Kerber.