Alejandro Sanz da detalles del chantaje del que fue víctima

shadow

 

Nadie sabe a quién mete a su casa. Alejandro Sanz contó lo que vivió en 2007 tras ser víctima de chantaje por parte de una pareja que trabajaba como empleados de su hogar.

Dicho matrimonio amenazó con publicar el acuerdo de divorcio entre Alejandro Sanz y Jaydy Michel y algunas fotos íntimas si es que el intérprete de Corazón partío no accedía a pagarle medio millón de dólares. Sanz recurrió entonces a la justicia para solucionar el tema.

“Le dije (a su mayordomo): ‘esta pelea la empiezas tú, pero la voy a ganar yo. Yo te voy a decir cuándo se va a acabar'”, recordó Alejandro Sanz en entrevista con el programa de televisión, Viajando con Chester, del canal Cuatro de España.

Según contó Alejandro Sanz, el actuar de este par de empleados fue algo que nunca esperó venir. “En esa época yo estaba solo, estaba vulnerable y confiaba. Era gente que llevaba trabajando conmigo mucho tiempo y pensaba que formaban parte de la familia”, señaló, agregando que por ello “me dolió y me sorprendió. Nunca pensé que la gente fuese capaz de determinadas cosas, de contar mentiras e intentar chantajearte. Era confiado”.

El cantante de Un zombie a la intemperie subrayó que el matrimonio “eran malas personas” y reveló que “la mujer me ponía pastillas para dormir en la comida. Hacía unas cremitas por las noches, le ponía una sonrisita y unas pastillas para dormir. De película de miedo, te lo juro”.

De acuerdo a las confesiones del propio Alejandro Sanz, los sujetos lo mantenían dormido la mayor parte del tiempo que él estaba en su casa porque así podían aprovechar la propiedad sin problemas, tanto como lo hacían cuando estaba de gira. “Yo pasaba temporadas fuera. y aparecieron fotos de ellos celebrando bodas de un primo de ellos dentro (casa), de todo”, remarcó.

Sin embargo, pese a la compleja experiencia, Alejandro Sanz afirma que no ha perdido su confianza en las personas. “Hay una cosa que tengo clara: Nadie me va a enseñar a desconfiar. Quiero seguir confiando en la gente. Prefiero confiar y equivocarme a tener que vivir con el yugo del miedo”, aseveró.