Argentina: Se entregó monja japonesa acusada encubrir a curas pedófilos

shadow

 

BUENOS AIRES/Argentina.- La monja japonesa Kosaka Kumiko, acusada de participar y encubrir los abusos sexuales que perpetraban curas pedófilos en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo, Mendoza, se entregó este martes.

La religiosa, sospechosa de “participación primaria” en los abusos sexuales a chicos hipoacúsicos (sordera)  se encontraba prófuga desde pasado el 31 de marzo y sobre ella pesaba un pedido de captura librado por el fiscal Gustavo Stroppiana.

Kumiko se entregó en una comisaría de Buenos Aires acompañada de su abogada y en los próximos días será trasladada a Mendoza donde la espera una dura acusación que, en principio, incluiría dos abusos sexuales agravados y corrupción de menores.

Videos relacionados

La situación judicial de la monja se complicó luego de que una joven de 17 años declarara que cuando tenía 5 años sufrió abusos por parte del cura Horacio Corbacho y que Kumiko encubrió el delito.

Además, según el testimonio de la adolescente, la religiosa además le colocó un pañal para detener la hemorragia provocada por la violación.

El abogado de las víctimas, Sergio Salinas, comentó que la monja habría sido la encargada de identificar a los más sumisos que luego serían abusados.

Por la causa ya se encuentran imputadas y detenidas cinco personas: los curas Nicola Corradi -el único con prisión domiciliaria por su edad- y Horacio Corbacho y tres empleados administrativos del instituto (Jorge Bordón, José Luis Ojeda y Armando Gómez).

Paralelamente dos sacerdotes enviados por el Vaticano investigan los abusos en el Próvolo. (ECHA – Agencias)