Bolivia: vicepresidente lamenta veto a evento en Chile

shadow

 

LA PAZ.- El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, denunció que “hubo un veto político” en Chile a su asistencia a un evento por el 50 aniversario de la revista Punto Final en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en Santiago.

En una entrevista con el canal privado Cadena A, Álvaro García Linera explicó que el acto se planificó desde hace meses, pero que los encargados del museo “establecieron un veto, dijeron que si estaba el vicepresidente de Bolivia, iban a tener problemas”.

Según la autoridad boliviana, entre los integrantes del directorio del museo está la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y otros ministros de su Gobierno.

“Entonces lo hemos tomado como un veto político injustificado y es un error político porque una democracia tiene que mostrarse tolerante a cualquier tipo de expresión política, de criterio político”, sostuvo García Linera.

El evento estaba previsto para el 25 de septiembre, pero el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos decidió cancelarlo por temor a represalias del Gobierno chileno, dijo el director de la revista “Punto Final”, Manuel Cabieses, según un comunicado de la Vicepresidencia boliviana.

Manuel Cabieses señaló que el director ejecutivo del museo, Ricardo Brodsky, comunicó a Punto Final que debían cancelar el evento debido a la presencia del vicepresidente boliviano, ya que podía perjudicar la financiación que recibe la institución, añade la nota.

El director de la revista Manuel Cabieses calificó la decisión de “discriminatoria” y anunció que se buscará un espacio independiente para realizar la celebración del 50 aniversario de la revista “con la participación del hermano García Linera y otros representantes de los pueblos latinoamericanos”.

García Linera valoró que quienes le invitaron al evento hayan defendido su asistencia al mismo y hayan “denunciado esta censura”.

Bolivia perdió ante tropas chilenas 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie en la llamada guerra del Pacífico, librada a fines del siglo XIX.

Ambos países no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un paréntesis de 1975 a 1978, por la falta de solución al reclamo boliviano de que Chile le restituya el acceso soberano al Pacífico, si bien mantienen consulados generales en La Paz y Santiago.

Las relaciones se tensaron aún más tras la decisión del Gobierno de Evo Morales de llevar el reclamo a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe la demanda marítima boliviana.

El Gobierno chileno ha objetado la competencia de la CIJ y rechaza el reclamo boliviano con el argumento de que los límites quedaron sellados en un tratado firmado en 1904.