Bolivia y Chile mañana reactivan diálogo sobre fronteras tras seis años

shadow

 

LA PAZ (Bolivia).- Los gobiernos de Bolivia y Chile reactivarán este martes el diálogo bilateral para debatir sobre cómo proceder ante incidentes fronterizos y lo harán seis años después del último encuentro realizado por un comité bilateral de fronteras.

La reunión del Comité de Fronteras, que se efectuará en la ciudad de Santa Cruz (este), se acordó a raíz de las tensiones provocadas por las recientes detenciones de funcionarios, tanto bolivianos como chilenos, por cruzar sin autorización el límite territorial.

La misión técnica chilena, que llegó hoy a Santa Cruz, está integrada por 24 funcionarios liderados por la directora de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes.

La delegación boliviana, encabezada por la directora general de Relaciones Bilaterales, Dayana Ríos, está conformada por 37 funcionarios, incluidos representantes de las Fuerzas Armadas, la Policía, la Dirección de Migración y la Aduana Nacional.

Bolivia propone elaborar un protocolo de actuaciones y de trabajo de comisiones para la cooperación y facilitación fronteriza, según ha anticipado el canciller Fernando Huanacuni.

El Gobierno de La Paz apunta a que los incidentes fronterizos se resuelvan de forma ágil, respetando los derechos humanos de las personas involucradas, y que también se coordine coordinar la lucha contra delitos transfronterizos, según sus autoridades.

La propuesta chilena para el encuentro apuntará a poner en marcha un acuerdo de cooperación entre la Policía Nacional de Bolivia y Carabineros de Chile que data del 2008, afirmó Fuentes al llegar hoy a Bolivia.

La funcionaria chilena sostuvo que el incidente de frontera “no debería ocurrir” porque “debería haber cooperación entre las autoridades de los distintos países” para evitar el cruce involuntario de fronteras.

A Chile también le interesa poner en marcha nuevamente el control integrado en los pasos fronterizos para agilizar los ingresos y salidas de personas y mercadería por esos puntos.

Las tensiones comenzaron el 19 de marzo pasado con la detención de nueve funcionarios bolivianos, siete aduaneros y dos militares, en Chile.

Tras permanecer 101 días detenidos, la justicia chilena sentenció a los nueve bolivianos por delitos cometidos durante su incursión, pero conmutó la condena por una expulsión y el pago de una multa.

Las autoridades de La Paz siempre defendieron que sus funcionarios fueron acusados injustamente en Chile y aseguraron que combatían el contrabando cuando fueron detenidos.

Dos semanas después del retorno de los nueve bolivianos a su país, dos carabineros chilenos fueron detenidos el pasado 7 de julio tras haber ingresado ilegalmente en territorio de la nación andina.

Ellos alegaron que perseguían un vehículo ilegal y cruzaron el límite sin darse cuenta, pero el presidente Evo Morales ordenó que sean devueltos a la frontera aunque podían haber sido imputados por al menos cuatro delitos.

Bolivia y Chile no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un paréntesis de 1975 a 1978, por la falta de solución a la centenaria reclamación marítima boliviana, si bien mantienen consulados generales en La Paz y Santiago.

Ambos países están enfrentados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Paz por la demanda marítima de Bolivia y en otra causa sobre la naturaleza de las aguas que emergen en la zona boliviana del Silala.