Brasil: Temer dice que acusación fiscal “es una ficción sin fundamentos jurídicos”

shadow

 

RÍO DE JANEIRO/Brasil.- Tras ser acusado por la Fiscalía General de presunta corrupción, el presidente brasileño, Michel Temer, afirmó tener una “preocupación mínima” porque la denuncia que es “una pieza de ficciónsin “fundamentos jurídicos” y basada en “pruebas ilícitas”.

Tras convocar a los periodistas al Palacio presidencial de Planalto para su pronunciamiento Temer declaró que tiene “un respeto absoluto por el Poder Judicial”, pero que la denuncia de la Fiscalía está basada solamente en “supuestas pruebas ilícitas” y en “hilaciones” ajenas a la verdad.

Este fue el primer pronunciamiento del mandatario desde que, este lunes, la Fiscalía presentó al Tribunal Supremo una denuncia en su contra por el supuesto delito de corrupción pasiva, apoyada en confesiones que han hecho directivos del grupo JBS, que lo involucran en diversas y graves irregularidades.

Temer se convirtió en el primer mandatario en la historia del país en ser acusado por la Fiscalía, en pleno ejercicio del poder, por un delito penal, en medio de una crisis política e institucional que no tiene límites.

Los delitos practicados “poseen un alto grado de reprobación, causan conmoción social, descrédito, además de ser capaces de producir intranquilidad social y descreimiento de la población, víctima inmediata de la práctica delictiva”, señala la denuncia, de 64 páginas, firmada por el fiscal general, Rodrigo Janot.

El texto fue presentado a última hora al juez Luiz Edson Fachin, instructor del caso en la Corte Suprema, quien decidirá si lo remite a la Cámara de Diputados para que se pronuncie. Para ser avalada deberá ser aprobada por al menos dos tercios del pleno de la Cámara de Diputados, donde Temer conserva, por el momento, una amplia mayoría.

Video relacionado

En caso de que los diputados autoricen la denuncia, la Corte Suprema analizaría el tema en su pleno y, de secundar la decisión de la Cámara Baja, Temer sería suspendido de sus funciones durante un plazo de 180 días.

El delito de corrupción pasiva está castigado en Brasil con pena de prisión de entre 2 a 12 años más una multa económica, siempre en caso de condena.

En la denuncia, Janot afirma que, “entre los meses de marzo y abril” de este año, “con voluntad libre y consciente”, Temer “recibió para si, por medio de Rodrigo Rocha Loures”, ya preso por presunta corrupción y también denunciado, “la ventaja indebida de 500.000 reales” (unos 150,000 dólares).

Ese montante habría sido “ofertado” por Joesley Batista, uno de los dueños de la multinacional cárnica JBS, quien, junto con otros ejecutivos, reveló a la Justicia que el gobernante brasileño recibe sobornos desde 2010 y aportó una grabación en la que el mandatario escucha en silencio o consiente posibles delitos.

Janot señala que “además del efectivo recibimiento del montante espurio mencionado”, Temer y Rocha Loures, “todavía aceptaron la promesa de ventaja indebida por un montante de 38 millones de reales” (unos 11,5 millones de dólares).

El fiscal remarcóque los “actos perpetrados” por Temer y Rocha Loures traspasan “los límites de lo tolerable, causando frustración a la comunidad” y comprometen “la imagen” de la República, del Parlamento y de la Presidencia.

Asimismo  pide una multa de 10 millones de reales (unos 3 millones de dólares) por “daños morales” y le acusa de “haber actuado con violación de sus deberes para con el Estado y la sociedad”. (ECHA – Agencias)