Charleston: gobernadora pide pena de muerte para asesino racista

shadow

 

EEUU.– La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, demandó que se aplique la pena de muerte al fanático racista, Dylann Storm Roof, de 21 años,  quien confesó haber acribillado a nueve personas en una iglesia.

“Queremos absolutamente la pena de muerte (para Dylann Storm Roof). Este es el peor odio que he visto y que el país ha visto en mucho tiempo”, subrayó la republicana Nikki Haley en una entrevista con la cadena estadounidense NBC.

Carolina del Sur es uno de los estados que permiten la pena de muerte y la última ejecución allí se llevó a cabo en 2011, informó la agencia Efe.

De esta manera la gobernadora coincide con las autoridades estatales, policiales  y fiscalía, en que se trata de un “crimen de odio”.

 

El jefe de la Policía de Charleston, Greg Mullen, aseguró estar convencido de que fue un “crimen de odio” y el Departamento de Justicia ha abierto una investigación para determinar si, efectivamente, la masacre tuvo motivos raciales.

Dylann Roof, detenido horas después del ataque, tiene previsto comparecer este viernes ante el juez y ya ha confesado que fue él quien disparó contra nueve personas negras que participaban en una lectura de textos sagrados en la iglesia africana metodista episcopal (AME) de Charleston.

nikki-haley

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, demandó la pena de muerte contra el racista Dylann Storm Roof por preptrar un crimen de odio.

Seis mujeres y tres hombres, entre ellos el pastor de la iglesia, murieron acribillados y, según el relato de uno de los tres supervivientes, Dylann Roof justificó su acción diciendo que “los negros se están apoderando de Estados Unidos”.

Fuentes cercanas a la investigación indicaron a la cadena NBC que Dylann Roof explicó a la policía que estuvo “a punto” de no disparar porque los feligreses, con quienes estuvo rezando durante una hora antes del tiroteo, fueron “muy amables” con él.

roof1

Sin embargo, finalmente el fanático racista decidió que tenía que “seguir adelante con su misión”, según esas fuentes.

Sus amigos y conocidos de relataron a los medios que el joven blanco hablaba de iniciar una “guerra racial” y de la segregación de los negros, pero nadie pensó que pudiera cometer una masacre. (ECHA- Agencias)