Charlie Sheen es VIH positivo: Recordamos otros casos

shadow

 

La revelación del actor Charlie Sheen sobre su situación médica, al confesar en un programa de entrevistas que es portador de VIH positivo ha revolucionado los diferentes medios dedicados al espectáculo. Y de paso nos sirve para recordar a algunos de los famosos que se contagiaron de este virus.

Es importante resaltar que la situación de “portador” de VIH de Charlie Sheen no lo expone necesariamente a una tragedia mortal. En su caso es completamente tratable, siempre y cuando lleve una vida con responsabilidad, y sin los excesos que antes lo caracterizaron. Además debe cuidarse mucho de no contagiar a otras personas.

Otros “conocidos” que son seropositivos llevan una vida bastante normal y positiva. Como el ex basquetbolista Magic Johnson de quien se supo su diagnóstico en 1991, y actualmente es un deportista retirado pero sano, dedicado a la lucha contra el Sida y otras causas sociales semejantes. También lleva bien la enfermedad el clavadista olímpico Greg Louganis, de 55 años de edad.

En el Perú tenemos el representativo caso de Eduardo Esidio un futbolista brasilero que llegó a ser uno de los goleadores con más anotaciones del fútbol peruano a pesar de ser seropositivo. El cómico Ernesto Pimentel lleva años con el VIH y eso no lo ha alejado de sus éxitos en la pantalla chica.

In memoriam

No todos sobrevivieron, y quizás los más famosos fueron quienes quedaron en el camino. El actor de la época dorada de Hollywood, Rock Hudson, fue el caso más sonado. Murió de cáncer al hígado en 1985, poco antes había admitido que tenía la enfermedad y ser homosexual, sorprendiendo a muchas fanáticas pues se trataba de un galán del cine.

Otro actor que murió de VIH positivo es Anthony Perkins, el célebre Norman Bates de Psicosis. Él murió en 1992. Asimismo, el considerado mejor bailarín de ballet de la historia, el ruso Rudolf Nureyev. Tras años de lucha contra la enfermedad diagnosticada en los años 80, sucumbió en 1993.

La muerte no perdonó a una de las grandes voces del rock y la música en general, el multifacético Freddy Mercury, líder de la exitosa banda británica Queen. El Sida lo arrancó del escenario en 1991. También el estrambótico pianista Liberace, de gran popularidad en los años 70 y 80, falleció en 1987, siempre negó tener Sida, aunque la autopsia revelaría la verdad.

Del mundo de las letras, el pensador francés Michel Foucault murió en 1987. Otro escritor y científico, al que se le adjudican las leyes de la robótica a nivel de ficción, el ruso Isaac Asimov falleció en 1992, debido a una transfusión de sangre. Es importante tener en cuenta que todos los casos mortales son de hace varios años, un motivo más para no pensar fatalmente en la revelación de Charlie Sheen. Manuel Salazar