Cineasta iraní condenado a 223 latigazos por documental

shadow

 

Atropello a los derechos humanos. Un director de cine iraní, Keywan Karimi, acusado de “insultar a los valores sagrados“, tendrá que sufrir una condena de 223 latigazos y el pago de 20 millones de riales (570 dólares), según confirmó la justicia de ese país.

Trascendió que la pena a Keywan Karimi es inferior a la contemplada inicialmente, pues se le había condenado a seis años de cárcel. El cineasta musulmán sunita fue condenado por escenas de un documental consagrado a los grafitis políticos en las paredes de Teherán, titulado Escribir sobre la ciudad. “He sido informado (…) de que cinco de los seis años de prisión de mi pena firme (en primera instancia) son ahora en suspenso, pero que tengo que ir a la cárcel un año, recibir 223 latigazos y pagar una multa de 20 millones de riales (570 dólares)”, contó el realizador.

Keywan Karimi asevera que la condena “es definitiva”, que la va a “cumplir” y que no tiene “intención de abandonar” Irán. Dice aguardar simplemente que le den unas semanas de plazo antes de ser encarcelado, lo que le permitiría estar junto a su madre hasta “el final de su quimioterapia” y “terminar de rodar” su última película.

A inicios de diciembre unos 130 cineastas iraníes escribieron una carta de respaldo a Keywan Karimi en la que se declaraban “escandalizados” por su condena y pedían que fuera absuelto en apelación.

Se conoció que entre los firmantes figuraba Jafar Panahi, ganador del Oso de Oro en la Berlinale en 2015 con su película Taxi, filmada clandestinamente en Teherán cuando las autoridades le habían impuesto una prohibición de rodar. Antes de la carta de los cineastas iraníes hubo también una campaña internacional de apoyo a Keywan Karimi en la que participaron numerosos cineastas franceses, italianos y españoles.

OTRAS NOTAS DE LA SECCIÓN DE ESPECTÁCULOS: