“Chapo” Guzmán: advertencia de muerte para que no hable

shadow

 

En momentos que la defensa de Joaquín “Chapo” Guzmán no descarta negociar una reducción de condena con los fiscales de Brooklyn, el entorno íntimo del excapo del cartel de Sinaloa fue sacudido con el asesinato de la excuñada, Idalia Romelia Salazar.

Un asesinato perpetrado tras la  emboscada fallida contra sus hijos Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, a lo que se sumó en esta sorda narcoguerra   la caída de Juan Francisco Patrón Sánchez (a)  “El H”, una de las cabeza de sus archienemigos del cartel Beltrán Leyva.

Se especuló inicialmente  sobre una guerra intestina por el poder en el cartel de Sinaloa pero hasta el momento las balas no parecen salir de esa organización, llamada oficialmente por los mafiosos como la “Alianza de la Sangre”, si tenemos en cuenta que el socio mayor, Ismael “El Mayo” Zambada, se salvó de ser asesinado por los sicarios rivales.

Por lo demás, los hijos de los capos de la mafia forman parte de la cúpula del cartel de Sinaloa por lo que, hasta el momento, no existen indicios de una pelea por el poder sino todo lo contrario.

De acuerdo a la versión de los hijos, en  esa oportunidad “El Mayo” Zambada intervino para concertar una reunión con el narcotraficante Dámaso Lòpez, quien era señalado como el autor intelectual de un atentado contra otro de los vástagos del “Chapo Guzmán” y que negaba enfáticamente  las acusaciones.

El tema se relaciona con Edgar Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo”,  asesinado en Culiacán en 2008.

La carta de los hijos del Chapo, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, escritas con puño y letra,  fueron difundidas por el periodista mexicano  Ciro Gómez Leyva, por lo que no se trata de una especulación periodística ni una pelea interna, más aún si se encontraban al lado de Ismael “Mayo” Zambada.

A una semana de la emboscada y, tras la publicación de la carta de los hijos del “Chapo”, Idalia Romelia Salazar, ex cuñada del  “El Chapo” Guzmán Loera, fue asesinada por sicarios  en la ciudad de Zapopan, Jalisco (occidente).

Idalia Romelia Salazar era hermana de Alejandrina Salazar, la primera esposa del capo y madre de Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, ambos buscados por las autoridades de México y los EEUU, así como de Alejandrina, Giselle y César Guzmán Salazar.

La mujer fue asesinada después de salir del dentista mientras se trasladaba en un auto Mercedez Benz. Según reportaron las autoridades, tenía una fábrica que exportaba ropa deportiva a Colombia. Aún no hay detenidos.

En 1998 fue investigada por la Procuraduría General de la República (fiscalía) con su hermana María Olga por el presunto blanqueo de 207 millones de pesos (unos 10 millones de dólares) para el Cártel de Sinaloa.

Recientemente se le atribuyeron operaciones bancarias por 200 millones de pesos, que depositó en una cuenta de Scotiabank Inverlat, a nombre de Iván Archivaldo, además de adquirir 17 vehículos de lujo y dos propiedades en Jalisco, informó  el diario Milenio de  Jalisco.

El cuerpo de la víctima presentaba huellas de disparos en el cuerpo y cráneo, en una típica vendetta mafiosa.

Hace dos años  ya había sido agredida en Jalisco por hombres armados mientras viajaba junto a su pareja, Ignacio García Mendoza, por lo que resulta extraño que se movilizara sin su cuerpo de seguridad, más aún si sus sobrinos Jesús Alfredo e Iván Archivaldo, habían sido  víctimas de un atentado por parte de gente enviada por Dámaso López.

Otro suceso se une a estas disputas internas cuando otro hijo del “Chapo”, Jesús Alfredo Guzmán (a) “El Alfredillo”, fue secuestrado en el restaurante La Leche del balneario de Puerto Vallarta, Jalisco cuando participaba en una fiesta de cumpleaños y  liberado días después.

No está claro si se pagó algún rescate. Medios como Riodoce señalan que Ismael “El Mayo” Zambada, actualmente el líder principal del Cartel de Sinaloa, negoció la liberación.

Se comentó que el secuestro fue perpetrado por el  Cartel de Jalisco Nueva Generación por uno de sus mandos medios, José Serna Padilla (a) “El zopilote”.

Archienemigos del cartel Beltrán Leyva

Tras la caída de los capos del cartel Beltrán Leyva se atribuyó en ese entonces a una delación del “Chapo” Guzmán como producto de un acuerdo secreto con la CIA, como afirmara al ser procesado en EEUU Vicente Zambada Niebla (a) Vicentico”, para mayores luces hijo de Ismael “El Mayo” Zambada.

Juan Francisco Patrón Sánchez, apodado como “El H2”, quien falleció la noche del jueves tras un enfrentamiento contra elementos de las Marina en Tepic, Nayarit, tomó el control del Cártel de los Beltrán Leyva, tras la detención de Héctor Beltrán Leyva, “El H”, en 2014.

Juan Francisco Patrón Sánchez formaba parte de los 122 principales objetivos buscados por las autoridades mexicanas, disputaba la plaza de Nayarit con el Cártel del Pacífico, con el que rompieron relaciones tras acusar a “El Chapo” Guzmán de traicionarlos y entregar información de sus actividades.

El pasado 9 de febrero del 2017, el capo del mencionado cartel,  Juan Francisco Patrón Sánchez (a) “H2” fue abatido por personal de la Secretaría de Marina Armada de México en Tepic, Nayarit junto a otros guardaespaldas  armados.

De acuerdo con un comunicado de la (Semar)  “El H2” murió en la colonia Lindavista en un enfrentamiento que se originó “tras el seguimiento coordinado de Fuerzas Federales a presuntos infractores de la ley, en inmediaciones” esa colonia, que “derivó en una agresión directa con armas de alto poder de los presuntos infractores contra las Fuerzas Federales que los perseguían”.

La Marina señaló que “con el fin de disminuir el nivel de la agresión y reducir el peligro de bajas de civiles y fuerzas federales, éstas repelieron la agresión con apoyo de disparos disuasivos desde un helicóptero”.

En esta oportunidad el operativo contó con ayuda de helicópteros Black Hawk (Halcón negro) facilitados por EEUU que, tal como se observan en los videos, respondieron al fuego de los sicarios con proyectiles de alto calibre.

Posteriormente, los elementos de las fuerzas federales, detalló la Marina, efectuaban recorridos de vigilancia cuando fueron atacado de nuevo en las inmediaciones del aeropuerto de esa ciudad, “resultando cuatro presuntos infractores fallecidos, mismos que pertenecían al mismo grupo delincuencial”.

Tras un cateo a una casa que tenía en Tepic, autoridades llegaron a la conclusión de que Patrón Sánchez se encontraba aparentemente paranoico porque  acostumbraba a herrar a sus lugartenientes, luego de que en el sito hallaron un fierro para marcar al ganado, a pesar de que el “H2” no contaba con este tipo de animales.

Mientras tanto, “El Chapo” Guzmán guarda sepulcral silencio en Nueva York sin descartar una negociación con los fiscales de la corte federal de Brooklyn y los rivales del Cartel de Sinaloa aguardan con el dedo en el gatillo.