Chapo Guzmán y Dámaso López cara a cara en EEUU

shadow

 

Tras ser condenado a muerte por el cartel de Sinaloa, Dámaso López Nuñez (a) “El Licenciado” volverá a enfrentarse a su exsocio y compadre Joaquín Guzmán (a) “El Chapo” en un juzgado en Brooklyn, Nueva York,  a partir del 5 de setiembre, pero esta vez como testigo de cargo para hundirlo sin dudas ni murmuraciones.

El encuentro de los capos del narcotráfico azteca no es circunstancial como se aparenta sino una verdadera jugada de ajedrez de los fiscales y agentes de la DEA para que, al igual como sucedió con Édgard Valdez Villarreal (a) La Barbie, le ofrecieran una oferta que no podía rechazar.

Dámaso López se  había salvado de los sicarios del Chapo Guzmán, tras ser acusado de secuestrar a los hijos de su ex socio para apoderarse del Clan de Sinaloa, lo que se frustró por la intervención de Ismael “el Mayo” Zambada en una retahíla intrincada de traiciones

 Y es que en la mafia no solo se devuelve favor con favor sino también traición con traición, por lo que en el submundo de la cocaína, “El Licenciado” era considerado hombre muerto apenas  saliese de la cárcel en Ciudad Juárez.

Precisamente para escapar de los asesinos de su ex socio, Dámaso López no tuvo mejor idea que refugiarse en el Cartel Jalisco Nueva Generación donde Nemesio Oseguera Cervantes (a)  “El Mencho”  le ofreció protección a cambio de facilitarle la entrega de las rutas coqueras del Cartel de Sinaloa, con lo que terminó por hundirse y, paradójicamente, solo podría sentirse seguro tras las rejas.

Las negociaciones con la DEA se pusieron de manifiesto cuando uno de sus hijos, Dámaso López Serrano (a)  Minilic,  fue atrapado en la frontera con Estados Unidos, buscando entregarse a la justicia estadunidense, es decir entrar en el sistema de protección de testigos, lo que dicho sea de paso no es novedad desde que Carlos Lehder se ofreciera para acusar al expresidente panameño, Manuel Antonio Noriega.

Por esta razón es que las autoridades consideran a Dámaso López  como un potencial testigo clave contra Joaquín Guzmán Loera (a) “El Chapo”, al no limitarse a aportar importantes pruebas sino ofrecer su testimonio contundente. En vivo y en directo.

Y, como era de esperarse, el Departamento de Justicia lo acusa  solamente de “asociación delictuosa y contra la salud”, tratándolo con una mal disimulada benevolencia.

Todo empezó como fugando

La historia de estos dos mafiosos empieza en 2001 cuando Dámaso López se desempeñaba como subdirector de la prisión de Puente Grande, en el estado de Jalisco, rumiando su pobreza, cuando llegó “El Chapo” Guzmán.

Ni corto ni perezoso ofreció sus servicios al capo de Sinaloa quien, en una historia rocambolesca, lo reclutó exigiéndole lealtad absoluta  para escapar de la prisión escondido en un carrito del servicio de lavandería.

López, convertido en criminal y hasta compadre de El Chapo, ingresó al cartel de Sinaloa y escaló en la administración del grupo criminal.

Pero como en la mafia también dicen que uno es leal a quien se lo merezca, las promesas de fidelidad duran tanto como los juramentos de estudiante.

Tras escapar dos veces de prisión, “El Chapo” Guzmán fue capturado en enero de 2016 esta vez definitivamente, con lo que el puesto del capo virtualmente pasó a los hijos del mafioso,  Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, conocidos como Los Chapitos y quienes acusaron al Licenciado de traición.

Como suele suceder hasta en la mafia no habían pruebas pero  en 2017,  Dámaso  López fue detenido en un lujoso barrio en Ciudad de México y la autoridades reconocieron que se encontraba negociando con otro grupo delictivo, presuntamente el Cartel Jalisco Nueva Generación, es decir los rivales de El Chapo.

La traición al descubierto

Los hijos de Joaquín Guzmán Loera denunciaron  por las redes sociales que  fueron traicionados por Dámaso López, quien intentó asesinarlos en la zona de Badiraguato, Sinaloa.

Así consta en la carta que difundió esta noche el periodista Ciro Gómez Leyva en su espacio Imagen Noticias, donde dio a conocer el contenido íntegro del documento que reproducimos a continuación  textualmente:

“El día 4 de febrero del aÑo 2017 , el licenciado damazo lopez organiza una junta citando al sr ismael zambada y ala familia de joaquin guzman por el tema de haber pruebas de qe damazo lopez ordeno el secuestro de los hijos de el chapo (sic)”.

Al encuentro acudieron los hijos del “Chapo” y “El Mayo” Zambada, sin saber que todo era una trampa: “una vez de haver llegado a la cita el sr zambada y la familia de joaquin se dan cuenta que no se encuentra damazo lopez , en ese instante comienzan las confuciones, al poco instante comienzan a disparar en contra de la escolta personal de la familia , quedando muertos al instante en el lugar (sic)”.

Los hijos del fundador del Cártel de Sinaloa se dan cuenta que fueron traicionados y logran escapar ilesos del lugar como relatan “al darse cuenta que fueron traicionados por el licenciado damazo lopez al intentar asesinarlos para asi terminar todo de raiz . Al lograr salir ilesos del atentado el sr zambada y la familia de joaquin guzman se ban del lugar encontrandose por todo el camino gente armada a las ordenes de damazo lopez intendando nuevamente atentar contra sus vidas (sic)“.

Al final la carta revela que los hijos del “Chapo” lograron sobrevivir, pero fueron heridos, sin precisar la magnitud de sus lesiones: “asi perdiendose entre el monte sin tener nocion de donde se encontraban , al recorrer varios kilometros encontradose con un pueblito y asi siendo auxiliados por gente del lugar ya que se encontraban heridos”.

A partir de ese momento, Dámaso López era un condenado a muerte por el cartel de Sinaloa y se decía que no existía lugar en la tierra para que se escondiese de los sicarios del Chapo Guzman, solo que una vez más no contaron con su astucia.