Cueva es Aladino y Benavente sobra

 

Ricardo Gareca es el papá futbolístico de Christian Cueva el cual queda demostrado en todas las instancias en que el Tigre necesitó de él y Aladino un hombro que le sirviera de consuelo.

Ese amor filial se fortalece y nadie podrá alterarlo si Gareca y Cueva a sabiendas que nadie podrá desdoblar, llevan una relación feliz.

De esa relación nace un amor y odio que se traslada a la selección cuando Cueva bronco y zapatero remendón, envía a las nubes un penal en pleno Mundial de Rusia 2018. Pero también nos hace disfrutar de goles que regala como el anotado a Paraguay para el 1-0 en cancha de los Red Bull de Nueva Jersey.

De hecho que conviene a la selección que Cueva no se distraiga en los que sabe hacer para que siga produciendo a borbotones esa magia de su fútbol para adueñarse del puesto que nadie niega.

Cuando se encuentra en estado de gracia a todos nos pone a dar brincos de alegría pero cuando no está Aladino sufrimos su ausencia. Sucedió en los últimos amistosos ante Ecuador y Costa Rica cuando no estuvo en la formación los resultados no acompañaron.

La selección con Cueva es una y sin Cueva es otra. Una exageración que muchos critican pero nadie desaprueba que los mejores triunfos se producen cuando el hijo de Huamachuco pone el pie en la cancha enfundado con la bicolor.

A todo esto, a Christian Benavente le sabe sabor a arena en la boca la presencia de Aladino. Sobre todo con rendimiento A1 del petiso mediocampista para que el ‘Chaval’ vea alejarse la posibilidad de acercarse al equipo de todos.

Ser trascendente con su fútbol al pie de las pirámides de Egipto es la prioridad para el jugador nacido en España. Justamente Benavente tuvo una desafortunada apreciación al afirmar que por ahora no se ve en la selección porque prefiere crecer en una liga que no está en el top de las mejores en el mundo.

Gareca le pone más jugo de limón a la herida de Benavente al criticarlo por esto mismo y afirmar que la Liga de Egipto no es competitiva aunque reconoce que forrarse bien con dólares es una opción buena para todo futbolista.

Total, Benavente dada las circunstancias quedarse tranquilo en Egipto tendrá otra contraparte cuando le duela que su nombre no aparezca en la lista de convocados para la Copa América 2019 a jugarse en Brasil.

Benavente no es necesario en la bicolor sin dejar de reconocer sus virtudes. Tiene un espacio ganado en Egipto pero mejor estaba en Bélgica porque atraía las miradas del mundo futbolístico.

En cuanto a lo que produjo Perú ante Paraguay, se disfrutó del triunfo y en la parte táctica ofreció el fútbol que se conduce con el piloto automático. El propio Eduardo Berizzo, el nuevo técnico de los guaraníes reconoció que la selección peruana está bien aceitada y juega de memoria.

Nada alejado de la realidad porque en pasajes del pleito ante los paraguayos, el equipo peruano mostró las esencias de su fútbol, bien jugado, con transiciones rápidas para retraerse y soltar latigazos venenosos para llegar al área adversaria con posibilidades de gol. Bueno, es una de las opciones. Hay otras que aparecen cuando Aladino frota la lámpara.