De Rusia con amor: raro caso de la espía modelo

shadow

 

El retorno de la Guerra Fría entre Rusia y EEUU , alteró el ajedrez geopolítico planetario con la vuelta de  los espías al estilo James Bond,  incluyendo la bella la modelo Nastia Ribka , detenida en Taliandia y quien pide “asilo” a Washington a cambio de sus “revelaciones”.

Los halcones del Pentágono tratan de revivir la oxidada Cortina de Hierro, colocando como sus principales retos a Rusia y China, mientras el presidente Donald Trump no tuvo mejor idea que declarar virtualmente una guerra comercial, con el alza de aranceles al acero y aluminio, mientras los más despistados empiezan a ver “comunistas” en las sombras.

En este panorama desconcertante, por decir lo menos, aparece  la modelo bielorusa, Anastasia Cashukévich, conocida como Nastia Ribka, quien se encuentra Tailandia y asegura tener grabaciones de un magnate ruso sobre las elecciones estadounidenses de 2016, a la espera de ser entrevistada en su celda.

En este nuevo culebrón la protagonista Nastia Ribka, es conocida por ser una mujer de escort, como se llama a las “damas de compañía” de alto vuelo, cercana a oligarcas rusos y quien para mayores luces  cuelga fotografías más que sugestivas  en las redes sociales.

No es un simple personaje con ansias de figuración por cuanto tiene muchos “secretos” en cartera y, para variar también ha difundido  presuntas pruebas de cercanía entre el Kremlin y magnates que han sido explotadas por el líder opositor ruso Alexéi Navalni, uno de los actores claves en las próximas elecciones rusas.

Ribka viajó a Italia dizque para participar en un “congreso de temática sexual” pero, por una irregularidad en su visado, terminó tras las rejas y ahora afirma tener información comprometedora sobre la supuesta injerencia electoral rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 que buscaban ayudar a Trump a llegar a la presidencia.

La joven ha pedido asilo a Washington a cambio de compartir datos con los investigadores y, para crear más expectativas, afirma tener más de 16 horas de grabaciones, mientras que la diplomacia estadounidense se mantiene escéptica y no se ha pronunciado sobre su solicitud.

Es un misterio esclarecer si Ribka tiene secretos de la trama rusa en Estados Unidos, que investiga el Fiscal Especial, Robert Mueller, se trata de una maniobra diversionista o simplemente miente con objetivos figuretiles tan usados en su “profesión”.

 

Sin embargo no hay duda de que en apariencia puede ser una persona de interés dada su cercanía a oligarcas rusos con lazos en EE UU, en especial Paul Manafort, el exjefe de la campaña electoral  de Donald Trump.

La truculenta historia de fondo gira alrededor del multimillonario Oleg Deripaska y el vice primer ministro ruso Serguéi Prijodko. El recalcitratnte opositor Alekei  Navalni difundió en febrero un vídeo de investigación en que acusa al oligarca de sobornar al político y en que se les ve hablando de las relaciones entre Washington y Moscú.

El vídeo se nutre de imágenes de Ribka, a la que el opositor describió como una prostituta, tomadas durante un viaje que hizo en un crucero en Noruega en agosto de 2016 con Deripaska y Prijodko.

El multimillonario ruso Oleg Deripaska con el presidente Bladimir Putin, anyes de que se enemistaran, en la época que frecuentaba a Nastia Ribka.

Es decir, se trata de la controvertida modelo ruso quien asegura tener grabaciones de conversaciones en esas mismas fechas en que el oligarca habla con otras personas de los comicios presidenciales en EE UU, que se celebraron tres meses después. “

Deripaska tenía un plan sobre las elecciones”, declaró Ribka al diario The New York Times en Bangkok.

Sostiene que algunos de los interlocutores eran personas que hablaban inglés y que parecían estadounidenses. “Si América me da protección, diré todo lo que sé. Tengo miedo de volver a Rusia. Algunas cosas raras pueden ocurrir”, agregó.

Ribka corre el riesgo de ser deportada a Rusia por parte de las autoridades tailandesas, que la detuvieron a finales de febrero con otras nueve personas extranjeras que estaban en Pattaya, una ciudad conocida por su negocio sexual.

Video relacionado

Hace unos días colgó un vídeo en Internet esta vez para asegurar  que podía ofrecer pruebas de la intromisión electoral de Moscú y de conexiones entre personas rusas, Donald Trump y Paul  Manafort.

Ribka, junto al resto de detenidos, también firmó una carta en que pedía ayuda internacional. “Fuimos detenidos por la policía tailandesa, que quiere extraditarnos ahora a Rusia. Pedimos que se nos conceda asilo político y se nos brinde protección cuanto antes porque tenemos información importante para EE UU y ponemos en serio riesgo nuestras vidas”, reza la misiva, según informa la Agencia EFE.

Las declaraciones de la escort alimentan la especulación sobre la conexión entre Manafort y el magnate Deripaska porque ambos habían hecho negocios en el pasado. Varias compañías controladas por el ex asesor de Donald Trum le deben  millones de dólares al empresario ruso, según datos citados por el Times.

Manafort,  es uno de los exasesores del magnate republicano imputados en la investigación de la trama rusa. El Fiscal Mueller le acusa de irregularidades en sus negocios con empresarios afines a Rusia aunque hasta el momento  no se ha hallado ninguna conexión con la injerencia electoral. No No obstante durante la campaña,

Manafort se ofreció a darle a Deripaska información sobre Trump, que como candidato elogió repetidamente a Putin pero que ahora niega cualquier  coordinación con Moscú y denuncia una “caza de brujas” en su contra en el viejo juego del “nadie sane para quién trabaja”. Es decir…