Dreamers: Trump ofrece solución a cambio del muro

shadow

 

Los jóvenes inmigrantes indocumentados, conocidos como  soñadores o dreamers, están bajo la pesadilla de la deportación luego de que el presidente Donald Trump, tras eliminar el programa DACA que los protegía,  anuncia que firmaría una ley a cambio de que se apruebe su muro fronterizo.

Entre marchas y contramarchas. el republicano Paul Ryan, anunció  . una vez más, que buscará consenso con el presidente Trump y los líderes del Senado para aprobar una ley que permita ayudar a los inmigrantes indocumentados pero hasta ahora todo sigue en el limbo.

El nombre “dreamer” o soñador surge paralelamente al proyecto de ley bipartidista conocido como el “Dream Act”, el cual se presentó por primera vez en 2001, pero hasta el momento no se ha logrado su aprobación a nivel federal.

DACA fue otorgado en junio del 2012 por el entonces presidente Barack Obama en respuesta a la inacción del Congreso , como una alternativa viable.

Pero el pasado 5 de septiembre, en cumplimiento de un compromiso de campaña, el presidente Donald Trump canceló el beneficio colocando a los cerca de 800,000 beneficiarios al borde de la deportación de Estados Unidos.

Ante la protesta masiva,  el fiscal general, Jeff Sessions, replicó que aquellos dreamers cuyos permisos de trabajo vencieron entre el 5 de septiembre y el 5 de marzo de 2018, podían renovar la protección de sus deportaciones por otros dos años.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) aclaró  que la extensión le permitió solo a unos 154,000 dreamers acogerse a la renovación del programa pero el resto de beneficiarios irá perdiendo el amparo de sus deportaciones, y la autorización de empleo, a medida que vayan venciendo los permisos de trabajo. Es decir…

Desde el inicio de DACA, el gobierno federal ha aprobado aproximadamente 795,000 solicitudes iniciales, y otorgado 924,000 renovaciones. El programa fue aprobado, la abrumadora mayoría de estas personas se han inscrito en la escuela, encontrado empleo o han servido en el ejército”.

Después de prender fuego a la pradera, el mandatario envió la pelota al Congreso, el único con poder para cambiar el sistema migratorio y por lo tanto debería encontrar una solución para regularizar la situación de los jóvenes indocumentados.

Para variar, el mandatario estadounidense  anunció  que firmará una ley a favor de los jóvenes con DACA siempre y cuando el Congreso le de fondos para construir el muro en la frontera con México y aumentar la seguridad fronteriza.

Los soñadores respondieron que quieren  un Dream Act limpio, y rechazan que los republicanos y la Casa Blanca los utilice como moneda de cambio, y deje a sus padres y familiares expuestos a ser deportados si el Congreso aprueba una ley con las exigencias de Trump.

Apoyo ciudadano

Cuando el programa DACA  fue anunciado en 2012, contaba con el apoyo del 63 % de los adultos de Estados Unidos, un respaldo que se ampliaba hasta el 89 % entre los hispanos, según el Pew Research Center.

De acuerdo a una  encuesta de noviembre de 2016 y elaborada por el Global Strategy Group, el 58 % de los estadounidenses rechazaba cualquier esfuerzo para derogar DACA, mientras que el 28 % apoyaban su eliminación.

Algunos estados como Maryland y California han aprobado sus versiones del “Dream Act”, pero no otorgan beneficios migratorios solo facilidades para ir a la universidad, por lo que el problema solo ha sido maquillado sin una solución efectiva-

De aprobarse el “Dream Act”, los jóvenes soñadores, que se estima son 2,1 millones serían protegidos de la deportación y después de cumplir una serie de requisitos tendrían un camino a convertirse en ciudadanos.

30 congresistas republicanos los respaldan

Al menos 30 congresistas republicanos piden que se proteja a los dreamers antes de que termine el año al considerar que “son miembros que contribuyen con nuestras comunidades y nuestra economía”, y advierten que si no se aprueba una ley, cada día que pasa los deja expuestos a  ser deportados de EEUU.

En ese sentido  redactaron una carta para pedirle al presidente del Congreso (speaker of the house), Paul Ryan (republicano por Wisconsin), que someta a votación en el pleno un proyecto de ley que otorgue estatus legal de permanencia a miles de dreamers protegidos por DACA.

Los republicanos moderados añaden que “según estudios, aprobar una legislación para proteger permanentemente a estas personas agregaría cientos de miles de millones al producto interno bruto (PIB) de nuestro país”.

“Es por eso que la comunidad empresarial, las universidades y los líderes cívicos apoyan una solución legislativa permanente”, indican.

Asimismo señalan  que, “estamos de acuerdo con el presidente Trump en que la acción ejecutiva no era el proceso adecuado para resolver este problema, como se hizo durante la administración anterior, y creemos que el Congreso debería actuar. Estamos obligados a actuar de inmediato porque muchos destinatarios de DACA están a punto de perder o ya han perdido sus permisos a raíz de la rescisión del programa”.

“No actuar crea incertidumbre comprensible y ansiedad entre las comunidades de inmigrantes”, puntualizan.

“Si bien creemos firmemente que el Congreso debe trabajar para abordar otros asuntos dentro de nuestro sistema de inmigración que se encuentra roto, es imperativo que republicanos y Demócratas se unan para resolver este problema ahora y no esperar hasta el próximo año”, subrayan.

La carta se envió tres días  después que los líderes de la minoría demócrata en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer (Nueva York) y Nancy Pelosi (California) respectivamente, se negaron asistir a una reunión en la Casa Blanca con Trump, luego que el mandatario publicada un tuit evidenciando su pesimismo ante un posible pacto con la oposición para negociar el presupuesto y también el futuro de los dreamers.

“La seguridad fronteriza masiva deberá acordarse a cambio de consentimiento. Estará sometida a votación”, señaló el presidente en uno de una serie de mensajes publicados en su perfil de Twitter.

Lejos de buscar un camino de consenso, el presidente  Donald Trump escribió en la red social que los demócratas “quieren un flujo sin comprobación de inmigración ilegal hacia nuestro país, son débiles ante el crimen y quieren elevar sustancialmente los impuestos. No veo un acuerdo”.

Una fuente demócrata que también pidió el anonimato, dijo a Univision Noticias que la situación de los dreamers en estos momentos “es delicada”, porque la presión que el partido pueda ejercer desde la oposición “no es suficiente” para convencer a Ryan de llevar un proyecto de ley al pleno que garantice el “apoyo” del presidente.

“El MURO, que ya se está construyendo en la forma de una nueva renovación de las viejas y existentes cercas y muros, seguirá construyéndose”, señaló Trump en otro de sus tuits.

“Hay que negociar. Pero las negociaciones pueden demorar más tiempo de necesario, y ello perjudicará a los dreamers que vayan perdiendo la protección del amparo de sus deportaciones”, advirtió.

En medio de los tira y afloja de los republicanos moderados, con un presidente que quiere utilizar su aprobación al Dream Act  a cambio del controvertido muro fronterizo con México, los soñadores siguen en la cuerda floja  pesadilla,  donde su grave situación parece ser moneda de cambio de las movidas políticas en los tiempos de Trump.