El ajuste a la última tuerca de la clasificación

 

El fútbol peruano históricamente ha sido superior al de Colombia con un declive palpable de nuestro balompié y la apropiación de los cafeteros del lugar que antes nos correspondía.

Fuimos sus maestros y ellos nuestros alumnos desde la época de Valeriano López y su compadre Willy Barbadillo en la llamada época de El Dorado.

Fueron buenos aprendices y no contentos con ello se llevaron a César Cueto, Julio César Uribe, el ‘Patrón’ José Velásquez. Guillermo La Rosa y el ‘Flaco’ Eduardo Malásquez, entre otros.

No se diga que el fútbol cafetero está en declive lo que pasa es que el fútbol peruano reclama el sitial de antes. Por algo estamos en estas instancias en que tocamos las puertas de la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

Hsta tres fechas atrás el seleccionado colombiano retozaba en zona de clasificación directa pero el empate con Brasil y la derrota ante Paraguay se llevaron de encuentro el buen momento para que la cumbia empiece su triste tonada.

Es así que Colombia dolida y lamentándose que no cerraran la clasificación ante los guaraníes, se dan ánimos en busca de lograr que el corazón nuevamente palpite ante una selección peruana que tiene como estandarte su compacta estructura.

Los cafeteros se van a estrellar contra una selección peruana muy distinta al que jugó y perdió 2-0 en el inicio de las Eliminatorias en Barranquilla.

Colombia empezaba su recorrido con una amplia sonrisa y nosotros con una mueca de tristeza el inicio premundialista. Fue un golpe duro que obligó a hacer nuevos planteamientos.

Es el momento de cerrar las Eliminatorias con un enfrentamiento distinto. Porque distinta es la selección peruana en sus ansias de clasificar con un crecimiento palpable.

Es la fortaleza peruana tener un grupo compacto liderado por Paolo Guerrero, el compacto número ‘9’ de nuestro once, fiero en el área y un definidor infalible. Pero no es solamente el crack del Flamengo la única pieza del andamiaje de Ricardo Gareca.

Están otros, como Pedro Gallese, Christian Cueva, Joshimar Yotún, Edison Flores, André Carrillo, Christian Ramos, Renato Tapia, Miguel Trauco, Alberto Rodríguez y Miguel Araujo forman parte de un equipo lleno de fe.