El falso héroe es un villano

 

Lo presentaron como el héroe naranja. Se había ganado la confianza de algunos congresistas, fieles a Kenyi Fujimori, declarando que su voto iba a ser consciencia, dejando entrever, la posibilidad de no acatar la orden del fujimorismo, de vacar al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Les tendió una celada, y cayeron. Kuczynski tuvo que renunciar a la presidencia. Moisés Mamani, el desconocido congresista por Puno, se convirtió rápidamente en una celebridad y los congresistas de Fuerza Popular, salieron a defenderlo contra toda imputación.

El héroe resulto ser un villano. Ya no queda duda que la gente que captó Fuerza Popular, para conformar su lista, no pasó por un “control de calidad”. A los que compraron certificados falsos de estudios –uno de los cuales es el propio Mamani -, se suma ahora este escándalo que denigra, mucho más, a una institución representativa de la democracia: el parlamento.

Y, casi por coincidencia, sucede este incidente el mismo día de la marcha convocada por un colectivo, que bajo la premisa de que el Currículo Nacional de Educación Básica promueve la ideología de género, proponen que esta palabra, que acompaña el término enfoque de género, sea retirado.

¿Tiene algo que ver el comportamiento de Moisés Mamani con el enfoque de género? Por supuesto que sí. Si de niño, en la escuela le hubieran enseñado que a las mujeres se respeta, que no son su “propiedad”, no hubiera agredido a la trabajadora de Latam, como lo hizo.

Por eso, la conducta de Moisés Mamani, solo es explicable, dentro de una cultura, en la que el hombre cree tener todos los derechos sobre la mujer. Y, más aún, si este tiene poder, como el de ser congresista, se siente poderoso para propasarse y tocarle los glúteos a una mujer, como lo han denunciado.

En el caso de Mamani, esa cultura machista no es un atenuante, porque se trata de un congresista y se supone que conoce las leyes. Por el contrario, es un agravante, porque sabe, por el cargo que representa, que son delitos el acoso sexual y el tocamiento indebido.

Lo que ha hecho merece una sanción. La primera debe ser el desafuero del congreso. Ya la denuncia está puesta en la Comisaría del Aeropuerto Jorge Chávez, y esta lo ha derivado a un fiscal. Mamani, deberá responder ante la justicia.

¿Lo blindarán en esta oportunidad? Cuando una ex asesora de su despacho lo denunció por acoso sexual y despido arbitrario, no pasó nada, y, lo mismo ha ocurrido, con la denuncia sobre sus estudios secundarios, que se supone no los cursó, pero si figuran en su hoja de vida.

Por lo pronto, la asesora de la bancada de Fuerza Popular, la ex congresista Martha Chávez, ha puesto en duda la versión de la trabajadora de Latam, pese a la denuncia y al comunicado de la aerolínea. Para ella, si hubiera ocurrido el tocamiento, lo debieron detener por flagrancia en ese mismo momento. Además, argumenta, que en los aviones siempre hay golpes y tocamientos.