El “hat trick” de Raúl Ruidíaz

 

Raúl Ruidíaz es el futbolista rebelde de un puesto mal elegido pero que le otorga placenteros momentos en el fútbol mexicano. No es ‘9’ pero se las arregla para convertirse en feroz enemigo de los arqueros. Su buen accionar le ha valido para que se le reconozca con tres balones de oro y de este modo ponerse en el centro de los reflectores que lo apuntan en su hora más feliz.

De menuda y frágil figura no le ha impedido ser un delantero feroz en el área. De hecho se le ha abierto las puertas para un mejor futuro con los galardones obtenidos en México como el mejor delantero, goleador y jugador del año.

Monarcas Morelia, el club que lo cobija, acertó en llevarlo en sus filas y Raúl Ruidíaz respondió con goles. En su mochila llevó un balón de oxígeno para que el equipo de Michoacán salvara la categoría.

Raúl Ruidíaz se ha hecho de un ‘hat trick’ en premios que en el Perú nadie ha ganado salvo el título mundial de clubes de Paolo Guerrero con el Corinthians que es palabra mayor por la dimensión del logro.

Sin embargo el ex jugador de Universitario se ha hecho un espacio para llegar a otras ligas aunque en Monarcas se siente como pez en el agua. Un perfecto triunfador en casa ajena.

Su logro llega en medio de la polémica para elegir al reemplazante de Paolo Guerrero para el partido contra Bolivia del 31 de agosto por la fecha 15 de la Eliminatoria Rusia 2018.

Se le facilita a Ricardo Gareca la tarea de colocar a Raúl Ruíz en el once titular y convencer a Jefferson Farfán que será útil cuando de acuerdo al rendimiento del premiado jugador del Monarcas decaiga en el partido contra los bolivianos.

Con el ‘glamour’ que se le vio en Los Ángeles donde se realizó la premiación de la Liga MX, Ruidíaz será en la selección un motivo más para confiar en un nuevo triunfo que alimente el deseo de llegar al repechaje y de ahí bregar por un cupo para el mundial ruso.

Raúl Ruiz servirá como embajador para abriles las puertas a más futbolistas para llegar al fútbol azteca a despecho de que por allá se encuentran Andy Polo (su compañero en Monarcas), Luis Advíncula y Pedro Aquino.

El fútbol peruano tan huérfano en noticias relevantes cobra un inesperado lavado de imagen con Raúl Ruidíaz que obliga a que se nos mire con mucho interés. Es una ventana pequeña que se abre pero grande por su trascendencia.