En mi pecho llevo tus colores

 

La Copa América Brasil 2019 acabó con el anfitrión dueño del título pero con los reflectores enfocados en la selección peruana que con un equipo light se enfrentó  al poderoso adversario brasileño en dispareja contienda en medio de un estadio con rabiosos torcedores preocupados de que la bicolor podría amargarles la tarde con un nuevo ‘Maracanazo’.

Brasil con todos sus pergaminos, cúmulos de títulos mundiales, y jugadores top en los mejores clubes de Europa estaba obligada a cazar la liebre con dentelladas de fiera hambrienta.

No contaban que este equipo de Ricardo Gareca habría de mostrarse tan agrandado que, en verdad, Brasil tuvo que apelar a todo, gol de penal dudoso, árbitro contemplativo y errores de los propios zagueros que al final costaron la derrota en una final de infarto.

El subtítulo de la Copa América no es para la bicolor el fin de todos sus aciertos sino el inicio de una feliz arremetida de largo aliento que empezó con la medalla de bronce lograda en Chile 2015 y la posterior clasificación al Mundial de Rusia 2018.

El trabajo de Ricardo Gareca tuvo mucho que ver para convencer a los jugadores que no eran menos y eran capaces de ser competitivos y crecer en cada competencia para no ser menos ante cualquier adversario.

Cuando el ‘Tigre’ asumió el mando encontró un grupo humano desmotivado y cargando la pesada racha de derrotas que tenía como cifra nefasta 36 años sin asistir a una Copa del Mundo.

El espacio es todavía amplio para otros logros que tienen que ver con otra clasificación mundialista a Qatar 2022 pero antes una nueva participación en la Copa América 2020 a realizarse por primera vez en dos países, en Argentina y Colombia.

Con el subcampeonato logrado en Brasil lo que viene tiene como obligación extrema mejorar el subtítulo de la Copa América. Eso quiere decir que el título de la Copa América venidera sea esta vez para la selección peruana porque esa es la determinación del propio Gareca y sus guerreros.

En estos últimos cuatro años se ha logrado avances importantes que ha permitido que el hincha despierte y tome cuenta que el fútbol es un buen pretexto para querer al país y sentir en la piel la misma sensación que en la cancha ponen los jugadores.

Por ahora es recrearse con lo hecho por la selección peruana en Brasil 2019. El inicio dubitativo con el empate ante Venezuela sin goles y luego la refrescante victoria ante Bolivia por 3-1-

La derrota ante Brasil por 5-0 fue dolorosa pero no doblegó la fe de Gareca y sus dirigidos. Claro que debió costar levantar el ánimo a los jugadores pero había poco tiempo porque, una vez clasificado a cuartos de final, se tenía encima el partido contra los uruguayos.

Fue una proeza sacar el empate sin goles con los charrúas y resolver todo en los penales donde el arquero Pedro Gallese tuvo un comportamiento de cancerbero al atajar el primer penal a Luis Suárez, uno de los mejores delanteros del mundo.

Perú fue eficaz en sus cinco penales. Guerrero, Advíncula, Yotún, Ruidíaz y Flores anotaron para que la sonrisa vuelva a iluminar los rostros de los peruanos.

Contra Chile fue eficacia pura, solventes en demasía para que ‘Orejas’ Flores, Joshimar Yotún y Paolo Guerrero se lancen a la piscina de la gloria para sacar del camino al campeón vigente de la Copa América y plantarle cara a Brasil, el dueño de la fiesta.