Espejo donde deben mirarse los clubes peruanos

 

La fiebre mundialista entra en pausa navideña hasta que se vuelva a tocar el tema de los amistosos antes del Mundial Rusia 2018 pero la expectativa queda abierta sobre la suerte de Paolo Guerrero sobre su sanción por parte de la Comisión de Disciplina de la FIFA.

Sobre el levantamiento del castigo o disminución de la pena al capitán de la selección peruana hay una sensación de que podrá ser benévola y de ese modo tenerlo en la fiesta mundialista.

La actividad futbolística local tiene vida propia y esta se da al haberse abierto el libro de pases. En ese sentido los equipos tienen sus deberes para comprar bueno, bonito y barato.

Las miradas apuntan a Matute tratándose del campeón peruano y las novedades sobre los refuerzos que lleguen para afrontar la campaña de la nueva temporada donde la exigencia para Alianza Lima no pasa con los remiendos conocidos de ‘hacer una buena Copa Libertadores’.

Se trata de que si la selección peruana logró la clasificación al Mundial de Rusia 2018 los equipos peruanos participantes en los diferentes torneos internacionales están obligados a superar lo poco que se ha logrado: Dos subcampeonatos en la Copa Libertadores (Universitario y Sporting Cristal) y un título en la Copa Sudamericana a cargo de Cienciano.

Los logros internacionales por parte de nuestros equipos son pálidos. Hace horas Independiente de Avellaneda logró la Copa Sudamericana agregando a su rico historial de 17 estrellas.

El ‘rojo’ igualó la línea histórica de Barcelona y está una copa detrás de Boca Juniors y Milán de Italia (18 cada uno) y más arriba Real Madrid con 24 títulos.

Independiente puede llegar a 19 cetros al tener dos competencias internacionales a puertas. Una por la Recopa Sudamericana ante Gremio de Porta Alegre y la otra por la Copa Suruga Bank frente a Cerezo Osaka.

Los números del exequipo de Franco Navarro provoca envidia: 7 Copas Libertadores, 2 Copa Sudamericana, 1 Recopa Sudamericana, 2 Supercopa, 2 Copa Intercontinental y 3 Copa Interamericana.
Alianza Lima, Sporting Cristal y Universitario tienen que mirarse en el espejo de Independiente.

De todo ello se desprende que si verdaderamente estamos creciendo, las tareas de los clubes apuntan a lograr campeonatos y dejar de lado la escasa ambición de solamente pasar por agua tibia y enfrentar retos sublimes.

Si el conformismo sigue siendo bandera de lucha, estaremos condenados a ver cómo otros comen en bandeja de plata y nosotros apenas consumir un menú de 3 soles en el restaurante de los agachados.