Hace 80 años, FIFA desconoció triunfo sobre Austria 4-2

 

Lo dicen las versiones cablegráficas que llegaron al diario “La Crónica”, cuyo archivo he debido revisar minuciosamente para escribir este comentario. Algo previo. Fue la primera participación oficial de una delegación peruana en Olimpiada, pues el Comité Olímpico Peruano se había fundado en 1924.

Y para asistir a estos Juegos de Berlín, el Comité Olímpico Peruano, presidido por Eduardo Dibós Danmert, abrió una cuenta en el Banco Alemán, para que los aficionados interesados en la intervención peruana, hiciesen sus donaciones señalando el deporte que apoyaban. Se logró reunir más de 80 mil soles de la época, que sumados a los 20 mil que puso el gobierno, sumaban 100 mil soles. Por eso se pudo llevar equipos de fútbol, de básquet, atletismo, boxeo, natación, ciclismo, esgrima y saltos ornamentales.

Reitero que en fútbol, Perú debutó goleando a Finlandia 7-3, con 5 anotaciones de ‘Lolo’ Fernández y dos de Villanueva. Pasamos a cuartos de final. La algarabía en Perú fue descomunal, pues los principales diarios daban cuenta con pizarrones en las puertas de sus recintos.

Y en la antesala de semifinales, tocaba enfrentar a Austria, que nos sorprendió con dos goles Werginz a los 22’ y Steinmetz a los 36’. Pero en el segundo tiempo, Jorge Alcalde marcó el 2-1 a los 75’ y Villanueva cerró el empate a los 81’. No obstante, el árbitro noruego C hristiansen marcó penal contra Perú en el último minuto, que fallaron los austriacos.

En el primer tiempo suplementario, el árbitro anuló un gol de Magallanes a los 6’ por supuesta posición adelantada. Y así con el 2-2 se fueron al breve descanso.

En el segundo tiempo, Perú jugó mucho mejor y un gol de Alejandro Villanueva a los119’ puso el 3-2. Cinco minutos después, llegó el cuarto gol peruano, con tiro libre muy bien ejecutado por Fernández, cerrando cifras con el triunfo peruano 4-2. La formación peruana fue con Juan Valdivieso; Arturo Fernández y Víctor Lavalle; Carlos Tovar, Segundo Castillo y Orestes Jordán; Adelfo Magallanes, Jorge Alcalde, Teodoro Fernández, Alejandro Villanueva y Ernesto Morales. DT: Alberto Denegri.

Las manifestaciones de alegría del pueblo peruano fueron mayúsculas, saliendo a las calles a gritar y gozar el triunfo nacional.

FIFA anula el partido y no escucha alegato peruano

En la edición del martes 11 de agosto, dos días después del triunfo sobre Austria, “La Crónica” informa: Arbitrariamente anuló la FIFA el match Perú-Austria. Para tomar esta decisión solo oyó el reclamo de una de las partes, Austria, basado en que espectadores habían ingresado al campo durante el partido. Los peruanos se negaron rotundamente a volver a jugar, protestando de tamaña injusticia. Se les quería obligara jugar dos matches seguidos. El nuevo juego con Austria iba a ser en privado.

También advierte que si Perú aceptaba y ganaba iría en desventaja a la semifinal contra Polonia, que había descansado desde el sábado, luego de ganar a Gran Bretaña 5 a 4.

Pero el presidente de la delegación peruana, Claudio Martínez Bodero, intentó ingresar a FIFA para exponer la posición peruana, pero no le permitieron el ingreso.

Todo hace suponer que FIFA se parcializó con el gobierno alemán, pues el dictador Adolf Hitler había nacido en suelo austriaco, y no le gustó nadita perder ante un equipo de mestizos y negros. La doctrina nazi solo reconocía la superioridad aria, blanca.

Manifestaciones de inmenso público contra fallo FIFA

También aparecen en el diario “La Crónica” las manifestaciones populares que miles de peruanos armaron al mediodía y comenzando la noche, contra el arbitrario fallo de FIFA, las mismas que llegaron hasta las puertas de Palacio de Gobierno.

“Pueden tener la seguridad que sabremos defender el nombre y el prestigio del Perú” dijo el Presidente de la República.

Gentes de toda condición social desfilaron por las calles entonando el Himno Patrio y llevando banderas del Perú, Argentina, Uruguay y México, que siempre nos apoyaron. Los universitarios de San Marcos y los alumnos de Guadalupe se sumaron a la protesta, pronunciando discursos ante el monumento a San Martín. Destrozaron la bandera olímpica.

Perú se retira y emprende viaje de regreso

El mismo martes 11 “La Crónica” informa que toda la delegación olímpica peruana partirá mañana en tren para Paris, en viaje de regreso a Lima. El presidente de la República había ordenado el inmediato retiro
A su retorno al Perú, por barco, la delegación olímpica fue muy bien recibida en el puerto del Callao, con muestras de júbilo y honores en reconocimiento a su esfuerzo y valentía.

El marcado boicot de FIFA contra el fútbol peruano había quedado grabado en la historia.

Edwin Vásquez Cam, logra en Londres 1948 única medalla de oro de Perú

Esos Juegos Olímpicos de Londres, Inglaterra, se llamaron, con toda justicia, “Juegos de la austeridad” porque recién terminada la Segunda Guerra Mundial, la capital londinense estaba derruida, en gran parte, y mostraba las consecuencias del terrible conflicto: pobreza y falta de recursos económicos para construir los escenarios requeridos para la cita olímpica. Pero los hombres que dirigían el deporte olímpico, en especial, el titular del Comité Olímpico Internacional, el barón Pierre de Coubertin, comprendieron que la fuerza espiritual que motiva la competición deportiva sería el mejor estímulo para superar las frustraciones y vicisitudes de la posguerra. Y así fue.

Bajo tal premisa, el 29 de julio de 1948, el Rey Jorge IV declaró abiertos los XIV Juegos Olímpicos, y el vallista Donald Finlay tomó juramento a los 4,468 deportistas de 59 países que compitieron en 135 pruebas, de 20 disciplinas deportivas.

El mismo día del triunfo de Edwin Vásquez, el 2 de agosto, “La Crónica”, en su edición de la tarde, publica en su portada el notable acontecimiento.

“El tirador peruano Edwin Vásquez ganó hoy la competencia olímpica de tiro con pistola olímpica. El alborozo por calles y plazas, los corrillos que se formaban al conocerse la noticia que tenemos un CAMPEÓN OLÍMPICO, ha sido de carácter sensacional. El pequeño y gran tirador se cobró la revancha a Wenceslao Salgado, quien ostentaba el record nacional con 60-543 puntos, con lo que batiera a César Injoque, en uno de los últimos controles en Lima. Además dejó su nombre en la historia, pues es el primer campeón olímpico de nuestra historia”.

Y la historia nos dice que la representación peruana, integrada por un puñado de hombres que se prepararon con gran esmero, desde un año antes, llevó como tapadito al equipo de tiro, que tuvo como base las marcas de cada uno en su respectiva especialidad. Ellos fueron César Injoque, Wenceslao Salgado, Enrique Mendizábal, Froilán Tantaleán, Raúl Valderrama, Luis Mantilla, los hermanos Enrique y Guillermo Balwin y Edwin Vásquez Cam.

Enrique Mendizábal fue el único peruano que estuvo al lado de Edwin, porque como delegado, le correspondía llevar la cuenta de los disparos, para que el tirador no perdiera la concentración, haciéndole conocer el puntaje de cada serie, que se inició a las 8.30 de la mañana y finalizó después de tres horas.

En la primera serie, el mejor registro fue del peruano con 93 puntos y le siguieron varios con 89. Pero se desató una lluvia, que le hizo bajar su promedio, pero que también afectó al resto. Finalmente se recuperó y volvió a cerrar la última serie con notable 93, que significó esta clasificación: Edwin Vásquez, Perú: 545 puntos, Rudolf Schnyder, Suiza: 539 puntos, Torten Ullman, Suecia: 539 puntos, Huelet Brenner, Estados Unidos: 539 puntos, Beat Rhyner, Suiza, 536 puntos.

Luego, en octubre de 1952, al inaugurarse el nuevo Estadio Nacional, el gobierno le otorgó los Laureles Deportivos y la Orden del Sol, en sus máximos grados, hechos que para Edwin fueron de enorme regocijo. Posteriormente, casi al finalizar el siglo que pasó, el Comité Olímpico Peruano levantó el Parque Olímpico, en el distrito de San Borja, muy cerca al Poligonito, donde se levantó un merecido monumento a Edwin Vásquez, única medalla de oro olímpica de nuestro deporte.

Ganó con pistola prestada

Un detalle muy importante en el triunfo de Edwin Vásquez, es que ganó la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Londres, con una pistola prestada por el Ing. Luis Mantilla, que no se hacía a la empuñadura de su mano, pero se las ingenió para sacarle el mayor provecho y vaya si lo consiguió. Sabedores de esto, los fabricantes de esa pistola, la firma Hammerling, de Suiza, quiso comprarle el arma a Edwin. Pero al no lograrlo, fabricaron muchas réplicas, con el agregado de los anillos olímpicos en forma destacada y le obsequiaron la primera al Campeón. Luego le ofrecieron giras de exhibición, por diversos países, a manera de exhibición y promoción de ventas, lo que no acepto. “No mezclo el deporte con los negocios” dijo muy seguro de si mismo, aún sabiendo que le iban a pagar buena cantidad de libra esterlinas si aceptaba. Un campeón a toda prueba. Hay otros deportes como el tiro y el vóley que también han ganado medallas olímpicas… lo cuento en la siguiente entrega. Hasta entonces.