La pelea de los “circos”, peligro latente

shadow

 

El atentado sufrido por el Circo de la Paisana Jacinta debe ser tomado como una alerta roja, ya hace tiempo que estos espectáculos de entretenimiento deberían pasar al “baúl de los recuerdos” y no permitir que invadan Lima cada año. Son un cúmulo de problemas e irregularidades que hoy han llegado a lindar con la exposición de vidas humanas al riesgo de muerte.

Yo no observó ningún gesto de valentía ni coraje en Jorge Benavides, él dice la “función debe continuar”, “no debemos rendirnos ante el terror”, y otras sandeces que esconden su verdadera intención de no perder el dinero invertido. En el colmo de la hipocresía señala que no desmontó las capas a solicitud de los niños. Claro échales la responsabilidad a los pequeños, de repetirse el atentado las “manos del imitador estarán empapadas en sangre”. Su deber era priorizar la seguridad de su staff de artistas y del público, no su billetera.

Vamos por partes, ni siquiera debería montar un espectáculo con la Paisana Jacinta, si los movimientos a favor de la integración racial y los derechos de la mujer retiraron al personaje de la televisión. No tiene ningún sentido que alguna autoridad “angurrienta” le otorgué luz verde para montar un show con el personajillo polémico de protagonista.

No es ningún misterio que ante cualquier hecho de sangre, luctuoso, delictivo, las fuerzas policíacas tienen recontra ensayada la consabida excusa. “Es una pena, no hubo colaboración, nos faltan manos, el empresario debió cubrir esas contrariedades”, Benavides alegará “pedí protección, la Policía debe garantizar la seguridad, soy inocente” y todo se soluciona con un homenaje ridículo. Hay que ponerle coto de una vez.

Además, surgió entre las hipótesis sobre el sospechoso por este atentado, que se tratara de otro empresario circense. Uno que siempre había utilizado la plaza de San Juan de Lurigancho que ahora le fue cedida a Jorge Benavides. Al parecer hace unos días le amenazó de muerte, ya lo ven: riesgo latente por una rivalidad territorial. Cada vez parece que se va sazonando más el “caldo de cultivo” que hoy, o en los próximos años puede enturbiarse en una auténtica tragedia.

Tu circo no me simpatiza

Dicen que para callar el clamor de justicia del pueblo romano, en la antigüedad, el emperador les daba su cuota de “pan y circo”. Ahora seguramente muchos políticos que buscan asumir el remedo de Congreso que sufre día a día nuestro Perú deben estar esperando que ese fenómeno se repita entre los limeños. Las municipalidades ya dieron rienda suelta a los espantosos circos de antaño: los mismos que incurren en “crueldad contra los animales”, instalaciones insalubres, chistes y payadas vulgares y malcriadas. Nuevamente: ¡Qué buena “aceitada” deben de haber metido!

En este pandemónium las calles limeñas siguen siendo espectadoras de los líos remantes de la vecindad del Chavo del 8. Como cada 365 días, llegaron María Antonieta de las Nieves y Carlos Villagrán (para más pelos y señales me refiero a la Chilindrina y Quico). Ya empezaron con el viejo debate, la chiquivieja le dice al cachetón que no aporta nada nuevo con su show, vamos ella aparte de las cirugías tampoco trae novedad alguna.

Para colmo de entrometidos, se coló Ernesto Pimentel para decirle a Villagrán que todos los años se la pasa anunciando su retiro, para volver a la siguiente temporada. ¿Qué pasó con todos los homenajes que la Chola Chabuca le hizo a Quico? Reitero la billetera manda más, el ex exitoso animador televisivo también tiene sus “carpitas”, y dado que ya nadie le para bola se pone faltoso con los extranjeros que nos visitan.

Recomendación, vaya al circo de Rusia, de Pekín, la Tarumba. Espectáculos de alta calidad que nada tienen que ver con los antes mencionados. Ahí sus hijos se divertirán sin necesidad de aprender a ser cueles con los animales, podrán ir a los servicios higiénicos y no contagiarse de ninguna enfermedad, hasta seguramente correrán menos riesgo de ver malograda la “fiesta” por una bala o granada criminal.

Foto: YouTube. Videos: Latina/ATV