Las periodistas de RTVE consiguen el apoyo de la FIP

 

En mi habitación de hotel de Taipei (Taiwán), localizo apenas un par de canales europeos: la BBC (en inglés) y TV5-Monde (en francés). Pero estos dos últimos no parecen interferidos al modo en el que se ha hecho evidente en los canales de RTVE: si los pensionistas abuchean al jefe del Gobierno -por ejemplo- siempre habrá algún jefecillo dispuesto a silenciarlo.

Pero como todo no son cardos aquí y flores más allá, me encuentro otros casos de manipulaciones, mentiras e interferencias gubernamentales. Sin embargo, en ese terreno, el caso negativo de quienes ejercen sus pequeñas o grandes censuras (casi siempre a favor del gobierno de turno) en RTVE empieza a ser tan conocido que no he tenido contradictores en el debate consiguiente.

Así que conseguí hacer aprobar una moción que (traducida del inglés) dice lo siguiente:

El Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) expresa su apoyo total a la campaña #ViernesNegroRTVE impulsada por mujeres periodistas de la radiotelevisión pública española y por sus comités de informativos.

Seguidas por sus colegas masculinos, la mayoría de las periodistas y presentadoras, así como la mayor parte de los periodistas de RTVE, han optado por vestir de negro todos los viernes, sobre todo cuando tienen que aparecer en pantalla. Lo hacen contra los continuos casos de manipulación, interferencia política y censura impulsados por sus jefes inclinados a favorecer el punto de vista del gobierno en las distintas redacciones.

Dicha campaña trata de oponerse a las continuas órdenes que reciben para intentar disminuir o silenciar a quienes critican la corrupción y los puntos de vista del Partido Popular (PP), el partido del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La campaña reclama también la vuelta al consenso de todas las fuerzas parlamentarias para avanzar hacia una RTVE abierta y sostenible, incluyendo también un sistema transparente de elección del Presidente y de los miembros del Consejo de Administración de la radiotelevisión pública.

En Taipei (Taiwán), 13 de mayo de 2018