Lo que me enseña mi nieto

 

Mi nieto César Adrián es un ex enano, que ahora, -a sus trece- se ha revelado como un casi gigante listísimo y sumamente cariñoso, con este viejo cuentacuentos, que lo mira, como un “doblemente hijo”, que se maneja con gran destreza en este súper mundo de los “chips” y las “aplicaciones”.

Hace unos días, ha tenido la gentileza de ilustrarme, acerca de ciertas “mentiras históricas”, largamente instaladas en la playa de estacionamiento -sin licencia- de nuestra temblorosa memoria cuasi culta… o “culturosa”, como diría mi recordado amigo Genaro Delgado Parker.

Según esta “chicha investigation”, resulta tan urgente como eficaz, rectificar una serie de creencias, que han alimentado nuestras chela-charlas de hace cuchumil años. Y… ¡Bola al centro!

1.- NERÓN NO TOCABA EL VIOLÍN.- Y menos la “cithara” -especie de lira, o algo así-, mientras ardía Roma, allá por el Siglo I de nuestra Era, como las hordas incontenibles del “tontudismo”, creen desde hace muchos almanaques. Modernos investigadores –que nada perdonan- han puesto sobre el tapete a cada rato. Sucede que por aquellas quemantes fechas, Nerón andaba, digamos, de gira artística por muy lejanas regiones. Y además, el violín, vino a inventarse allá por el Renacimiento, que algunos resentidos -que siempre hay y ha habido- rebautizaron como “Edad Media, o “Edad de la Ignorancia”, guárdame esa flor.
-Que Nerón era sumamente “gracioso”, además de músico, poeta y otras tangas, vaya y pase… Pero ¿El violín?… es puro cuento.

2.- NO QUEMARON TANTAS BRUJAS.-Un socorrido cuento que ha hecho ganar carretadas de dólares a los magnates hollywoodenses, pone en escena una quemazón de brujas que se habría registrado en Salem Massachusetts, a mediados del Siglo XVII, temporada en la cual, cualquier viejita ganchuda, de esas medio yerberas, que hablan solas por las tardes y son especialistas en maldecir yernos, era ipso pucho, calificada de bruja, con satánico pacto y cabalgata escobera de yapa, asegurando que era capaz de salir volando por la chimenea, con el acelerador de la escoba piado a fondo para no perderse el aquelarre y chamullos de ese lote.

Todo así, hasta que una tarde cálida y sensual, los predicadores presbiterianos, mandaron a 21 de ellas, a una sensacional parrillada, con fondo musical de himno glorioso. Pero, la verdad, es que sólo a 20 de estas non sanctas mujeres, les tocó tal chicharrón de aún no inventada prensa. A la sobrante del lote, la lapidaron nomás con unos padrones King Size, para que aprenda a ser chistosa y ya para la próxima, sepa en lo que no debía meterse
En Europa Occidental y Escandinavia, sí que achicharraron brujas. ¡Gente seria, oiga usted!

3.- VAN GOGH NO SE CORTÓ LA OREJA.- Bueno… no toda. Sólo se metió un medio tajo de la Gran Seven, volándose la zona baja del pabellón, tras una larga y violenta discusión “artística”, con su “íntimo enemigo” Paul Gauguin. Claro que una bronca entre dos genios, debe haber sido como una regada discrepancia entre Thorndike y “El Gordo” Villarán, la noche en que comprendí lo que quiso decir Orson Welles, cuando inventó el chamullo ese, según el cual: “Entre el genio y la locura…la hoja mellada de un cuchillo”.

4.- BENJAMÍN FRANKLIN NUNCA VOLÓ UNA COMETA.- Simplemente –una noche de 1,752-contemplaba la efectividad de su pararrayos, desde una caleta ventanosa, cuando…”la verdad de la electricidad atmosférica visitó su mente”, según escribiría 15 años más tarde su pata Joseph Priestly (que quiere decir: “apresurado”), para que ustedes sepan lo que cabe esperar de los “verdaderos amigos”, cuando uno se apresura a morir.

5.- LA MANZANA DE NEWTON.- Tampoco es verdad que un hombre tan serio como Sir Isaac Newton, recibiera en la mitra tremendo “manzanazo”, mientras especulaba en las miserias de la ciencia británica, allá por 1792, Lo que pasa es que el hombre, había conversado largamente, con importantes astrónomos y no pocos respetables alquimistas -de los cuales, no queda ni uno de muestra-, sacando en claro de tan doctas disquisiciones que sencillamente: “en el espacio universal, todo, influye sobre todo”, digan lo que digan los decidores aguafiestas. Pero, como además de “Sire”, Mr, Isaac era un tío de verdad inteligente, se dio maña y tiempo, para acuñar, más doctamente aquello de: “los cuerpos en el espacio, se atraen en razón directa de sus masas y en razón inversa al cuadrado de sus distancias”.- Lo cual resulta explicando, por qué un Tauro, siempre será un Tauro y una rica Géminis, pues… investigue y lo averiguará…. conforme lo hice yo, que siempre he sido medio brujo.

Y claro. Escuche con atención lo que dicen sus nietos. De esa manera quizás resulte aprendiendo
Que Colón no descubrió la América, ya que los vikingos, habían llegado mil años antes, hasta lo que hoy se llama Canadá y… hablando de Don Cristóbal, vaya enterándose que sólo la “Santa María” se llamaba así, firme Frankestein. Los otros dos barquichuelos, también tenían nombre de santas. Lo de “La Niña” y “La Pinta”, sólo eran chamullos chapeados de viejos marineros.
¡No somos nada!