Narco peregrinajes a la tumba de Pablo Escobar (II)

shadow

 

A diez kilómetros al sur de Medellín, yacen los restos del tristemente famoso narcotraficante Pablo Escobar Gaviria (a) “El Patrón del mal”, en el cementerio Jardines de Montesacro de Itagui donde se realizan “peregrinajes” no solo de mafiosos de la guardia vieja sino de los fascinados por su violencia y crueldad.

El legendario capo del cartel de Medellín no vaciló en desatar una sangrienta guerra al gobierno colombiano por rechazar las extradiciones y jurar que prefería una tumba en Colombia antes que una cárcel en Estados Unidos, lo que se cumplió con la misma violencia conque erigió su nefasto imperio del vicio.

Los restos de Escobar yacen en una sepultura siempre floreada y menos ostentosa que los capos aztecas, a pocos metros de sus padres, su tío, un hermano, su ama de cría y uno de sus guardaespaldas, “El Limón”, abatido junto con el mafioso  en la misma operación policial de aquel 2 de diciembre de 1993 en los tejados de Medellín.

Escobar fue el encargado de inaugurar el panteón, donde su primera lápida incluyó un epitafio que no coincidía precisamente con su trajinada vida: “Mientras el cielo exista, existirán tus monumentos, y tu nombre sobrevivirá como el firmamento”.

Cuando el padre del capo fue a hacer compañía a su hijo, alguien tuvo el buen juicio de suprimir la leyenda poética y colocar una nueva lápida donde sólo se indicaban los nombres.

Pero aún faltaba una tercera lápida, en donde, esta vez, se optó por un epitafio filosófico,un pensamiento atribuido a Confucio: “Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo. Cuando veas a un hombre malo, examínate a ti mismo”.

Pablo Escobar fue enterrado el 3 de Diciembre de 1993 en medio de un cortejo fúnebre de  más de 5,000 personas que asistieron al cementerio Jardines Montesacro para decirle adiós, mientras las autoridades intentaban infructuosamente de evitar un homenaje popular al capo.

El gobierno colombiano asegura que fue la policía quien le dio de baja, pero su hijo Juan Pablo Escobar, en su libro ‘Pablo Escobar, Mi Padre’, insiste que su progenitor se suicidó al verse acorralado.

Narcoturismo

La visita a la tumba de Pablo Escobar se ha convertido en una atracción de lo que se conoce ahora como “narcoturismo” en los últimos años gracias a las novelas, películas , series biográficas ‘Narcos’ o ‘Pablo Escobar, el patrón del mal’, ambas de Netflix, o más recientemente por el film de  ‘Loving Pablo’.

Los problemas empezaron a multiplicarse cuando  un turista británico decidió grabarse un vídeo aspirando  cocaína sobre la tumba de Pablo Escobar, sin imaginar que su  ejemplo  se propagaría rápidamente por las redes sociales, iniciando una nueva moda entre los admiradores del capo que han empezado a acudir a la lápida del famoso narcotraficante a hacer los mismo.

La vigilancia estricta evitó que la “moda” se generalizase , especialmente después que se corriera la voz de que los viejos narcotraficantes rechazaban esta clase de desmanes y estaban furiosos por lo que una “esnifada” podía ser un pasaporte al más allá.

Otro reproducción que se ha viralizado en la red de  ‘Youtube’ muestra a un visitante fumándose un cigarro de tabaco en el sepulcro del muerto.

Un acto, que según defiende el protagonista de la grabación, quiere servir para “mostrar sus respetos” a  Pablo Escobar pero que, por las dudas, abandonó sin muchos preámbulos.

Tecnología de por medio

 Cada vez más personas utilizan Google Maps para buscar y conocer diversos lugares de su país o del mundo que siempre han querido visitar.   Aunque se trata de una plataforma virtual, en Google Street View se puede recorrer diferentes sitios, calles y direcciones en cualquier ciudad del planeta, por lo que muchas veces el usuario encuentra singulares imágenes que luego las comparte en las redes sociales y llegan a ser una sensación viral.

Este adelanto tecnológico permitió a un usuario colombiano  recurrir a Google Maps para buscar la tumba de Pablo Escobar a través de Street View  y llegar hasta la tumba del capo que no luce abandonada como se creía sino, como se aprecia en Google Maps, siempre bien conservada y hasta alberga en sus jardineras ramos de coloridas flores.

Esa es una de las razones por la que turistas locales y extranjeros que llegan a Medellín incluyen este lugar en la agenda de sus tours por la ciudad.

Otro mafiosos trataron de que sus restos reposaran cerca del legendario capo del cartel de Medellín pero pocos lo han logrado como la perversa Griselda Blanco,  quien acostumbraba despachar maridos y amantes, bautizando a su hijo con el nombre de Michael Corleone, entre otras excentricidades.

Para asegurarse un lugar cercano en el cementerio, de vuelta en Medellín . la mafiosa anciana, separó su lote en el camposanto poro antes de que en  la carnicería Cardizo, en el barrio Belén, en el sur de Medellín, un sicario le descerrajase  dos tiros en el rostro y cumpliera su último deseo.