Sanción a Quiñones: Un fallo que estimula

 

Alguna vez tenía que ganar el deporte peruano, aunque sea en los tribunales. La primera sala del Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte (CSJDHD) ratificó la sanción de cinco años en contra del presidente del Comité Olímpico Peruano (COP), José Quiñones Gonzales, por diversas faltas en el ejercicio de sus funciones.

La resolución del CSJDHD consigna también que con esta medida se agota la vía administrativa y comunica para los efectos legales y formales a diversas entidades como al Instituto Peruano del Deporte (IPD), Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Lima 2019 (Copal), Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) y Comité Olímpico Internacional (COI).

Es decir, Quiñones termina su carrera de ‘dirigente deportivo’ con un baldón. Sin haber dado cuenta de más de 150 millones de soles entregados vía subvenciones por el Estado Peruano desde 2013. Tendrá que responder, además, a procesos abiertos por la Contraloría General de la República y el Poder Judicial.

Enorme responsabilidad para los dirigentes de las federaciones olímpicas que en algunas semanas deberán de renovar ese lamentable directorio del COP que le permitió perpetrar a Quiñones una serie de irregularidades. Tras esta victoria de la justicia deportiva es hora de pensar en un cambio de verdad para relanzar esta actividad y colocar al deportista en el epicentro de ese movimiento.

También el Miembro COI de Perú, Iván Dibós Mier, tiene que dejar el cargo por límite de edad y por haber sido cómplice –con su silencio– de José Quiñones. Cerca de cuarenta años en esa posición y Dibós sale también por la puerta trasera de la historia deportiva local. A cada quien lo que le corresponde.

Esa misma historia reconocerá el papel de los integrantes de la primera sala del CSJDHD, quienes han sentado un precedente notable en el ámbito deportivo: los pícaros podrán alcanzar cargos importantes en el sistema deportivo, pero sus actos irregulares o ilícitos serán sancionados. Felicitaciones a Hugo Huayanay, Rosario ‘Choco’ De Vivanco y Óscar López-Dolz Madueño.

Crema batida

El clásico confirmó el mal momento de Universitario de Deportes. La derrota ante Alianza Lima debe motivar una profunda reflexión en el comando técnico y en el plantel. De la parte dirigencial no puede esperarse nada porque ellos están para cumplir objetivos que nada tienen que ver con las expectativas deportivas de los socios e hinchas cremas.

Mientras la ‘U’ prosiga sometida a ese irregular proceso concursal no conocerá de alegrías. La eliminación exprés de la Copa Libertadores así lo señala.

El Club de Lolo tiene tiempo para recuperarse, pero tiene que hacerlo ya. La actitud será definitiva: vivir de la gloria pasada o asumir el presente borrascoso.