Yo haré que cambie

 

Una jovencita se enamoró “perdidamente” de alguien a quien consideraba “un poquito celoso”. La primera vez que salieron de paseo, ella estaba sentada al borde de una piscina mirándolo cómo nadaba. Creyó ver a un amigo y volteó la cara para mirarlo. El enamorado salió rápidamente del agua y le dio un puñetazo que le rompió la boca. Después se justificó y pidió perdón por su acto. Ella lo entendió, creyendo que por su coquetería él tenía razón para actuar así y pensó que tenía la culpa. No le tomó importancia al asunto y dijo mentalmente “Con el amor que le tengo yo haré cambiar”.

Él hizo que se alejara de sus amigos y aún de su familia pues no soportaba que conversara con otro hombre. Los maltratos siguieron y pasaron muchos meses para que ella se convenciera de que debía dejarlo. Pero vivía preocupada pues al separarse le dijo que “Nunca sería pareja de otro”.

Los celos exagerados o celotipia no son cosa de broma, ni es algo pasajero. Se trata de un desajuste mental que según la psicóloga Rita Dómenack generalmente se presenta cuando hay problemas de personalidad o cuando hay transtornos mentales como fondo que pueden agravarse, si no se toman en cuenta.

Un estudiante conoció en una fiesta a la “mujer ideal”. Le gustó todo de ella, menos una cosa. Se enteró que era consumidora de drogas. Pero aún así inició un romance con ella y pocos meses después se casó, pensando también que él la cambiaría. Siempre justificaba su conducta: Que consumía porque estaba deprimida o más que nada se engañaba pensando que eran sus amigotes quienes la inducían a drogarse. Soportó dos años en que inclusive sufrió robos de la mujer quien no tenía reparos en vender cosas valiosas de su casa con tal de drogarse. Hasta que por fin se convenció y se separó de ella. Sólo tiempo después se convenció realmente de que era lo mejor.

Es cierto que las personas pueden cambiar, pero hay rasgos de comportamiento que forman parte de la estructura de la persona y que son muy difíciles de cambiar. Si observamos rasgos anormales de conducta en una pareja, lo mejor es alejarse pues esa idea de hacerle cambiar es en realidad un sueño que no se hará realidad. Para qué arriesgarnos. Lo mejor es formar pareja con alguien que nos ame y que no nos haga más problemas de los que ya tenemos ¿No les parece?