Conmebol: Descalificarían a Peñarol por bronca ante Palmeiras por la Libertadores

shadow

 

La Conmebol, según la cadena televisiva Fox Sports, viene analizando los hechos de violencia que sucedieron al final del partido entre Peñarol y Palmeiras por el Grupo 5 de la Copa Libertadores, donde el cuadro uruguayo sería el más perjudicado.

El medio argentino habla de una “descalificación” de la Copa Libertadores para el Peñarol y la suspensión de un año en torneos internacionales. Mientras que el Palmeiras saldría librado de sanciones pese a lo ocurrido con Felipe Melo, el volante del equipo brasileño que repartió golpes como regalos de Navidad.

Por otro lado, la policía uruguaya denunció que 18 efectivos resultaron lesionados y seis patrulleros atacados. Además, se reportó un herido de bala en las afueras del estadio Campeón del Siglo de Montevideo después del partido.

Los problemas comenzaron en la cancha con la reacción de los jugadores de Peñarol contra Felipe Melo del Palmeiras, y se replicaron en las tribunas con los cruces entre las dos hinchadas.

La Copa Libertadores 2017 se pone cada vez más interesante y muestra partidos de alto nivel. Ese fue el caso del duelo entre Peñarol de Uruguay versus Palmeiras de Brasil por la jornada 4 del Grupo 5. Sin embargo, todo se vio opacado por la terrible pelea que protagonizaron los jugadores en la cancha.

Apenas el árbitro paraguayo Enrique Cáceres pitó el final del encuentro, se inició un enfrentamiento cerca al área de la tribuna sur del Estadio Campeón del Siglo. El volante brasileño Felipe Melo fue el que más golpes dio y también el más buscado por el plantel del cuadro uruguayo.

Pero eso no fue todo. La lamentable bronca se trasladó a la tribuna en donde estaban separados los hinchas de ambos clubes. El grupo de fanáticos que fue a alentar al Palmeiras inició lanzando proyectiles a los seguidores locales y ocurrió un enfrentamiento entre ellos.

Fue planeado. Luego de la brutal pelea y cuando todo se había calmado, el director deportivo de Palmeiras declaró al diario Folha do Sao Paulo. Alexandre Mattos dijo que se trató de una emboscada. Por su parte, el entrenador Eduardo Baptista coincidió con que “pudo haber sido peor”.

Aún no se conoce el reporte que el juez del partido presentó ni la sanción que tendrán las instituciones. Se espera que Conmebol emita un fallo en los próximos días y Peñarol podría seguir su participación en la Copa jugando a puertas cerradas.