Consumir bebidas energéticas en exceso puede producir hepatitis aguda

shadow

 

El uso excesivo de bebidas energéticas le produjo a un hombre de 50 años una hepatitis aguda un artículo informa recientemente la revista British Medical Journal (BMJ).

Este es el segundo caso reportado después de uno producido en el año 2011. El paciente es un obrero de la construcción que comenzó a consumir una bebida energética, cuya marca no fue revelada, para poder “aguantar” en su trabajo.

El consumo llegó a cuatro o cinco botellas al día por tres semanas. Es posible que la causa de la hepatitis sea por el elevado contenido de vitamina B3 (niacina) que tienen estas bebidas, aunque en total el paciente llegó a consumir menos que la cantidad que se considera tóxica.

El enfermo fue al servicio de urgencia cuando llevaba dos semanas con dolor de estómago y vómitos, así como ictericia (color amarillo en la piel) y orinas oscuras.

Los resultados de los análisis mostraron elevación de las transaminasas, signo de que el hígado está afectado, y la biopsia hepática mostró que tenía una hepatitis aguda severa.

No es la primera vez que un diagnóstico de hepatitis se vincula con estas bebidas, pero este caso pone de manifiesto los peligros del consumo excesivo de niacina, un tipo de vitamina B presente en las bebidas energéticas. Sus efectos nocivos suelen ignorarse frente a otros ingredientes más conocidos como el azúcar, la cafeína, la taurina y la vitamina B12. Consumida en exceso, la niacina puede causar náuseas, malestar estomacal, descomposición muscular y problemas hepáticos.

En los Estados Unidos cerca de la mitad de los casos de insuficiencia hepática aguda están provocados por medicamentos, plantas medicinales o suplementos alimenticios por lo que hay que tener precaución en el momento de tomar cualquiera de estos productos sin indicación médica.