Copa de Inglaterra: Wigan dio el golpe al derrotar por 1-0 al Manchester City

shadow

 

El Wigan, equipo de la tercera categoría del fútbol inglés, protagonizó la gran sorpresa de los octavos de final de la Copa de Inglaterra, al frenar de la competición al todopoderoso Manchester City de Pep Guardiola (1-0).

Si hace cinco años el Wigan, entonces dirigido por el español Roberto Martínez, necesitó el tiempo de prolongación para derrotar con un gol de Ben Watson al Manchester City en la final de Copa que ambos equipos disputaron en el 2013, en esta ocasión no tuvo que esperar tanto.

Un gol del delantero norirlandés Will Grigg a 11 minutos para la final permitió al Wigan vivir otro cuento de hadas, con un desenlace más inesperado este lunes dada la diferencia existente ahora entre el líder de la Premier League y el modesto conjunto de la Tercera División inglesa.

Distancia sideral que apenas tardó en plasmarse siete minutos, el tiempo que tardó el Manchester City en disponer de dos clarísimas ocasiones para inaugurar el marcador.

Pero ni el argentino “Kun” Agüero, que envió por encima del travesaño un centro medido del portugués Bernardo Silva, ni el alemán Ilkay Gündogan, que se estrelló con el meta local Christian Walton, supieron acertar.

Los dirigidos de Pep Guardiola vieron cómo el Wigan rozó hasta en dos ocasiones el gol tras sendos fallos defensivos del conjunto visitante.

Dos errores en los que estuvieron implicados el central John Stones y el lateral brasileño Danilo, que parecieron empeñados en cuestionar la millonaria inversión que el Manchester City ha realizado en las últimas temporadas para reforzar su zaga.

Los problemas se agravaron para los de Pep Guardiola con la expulsión en el tiempo de prolongación del primer período de Fabian Delph, tras una durísima entrada.

La inferioridad numérica no aplacó la voracidad ofensiva del Manchester City en la segunda mitad, en la que los visitantes arrinconaron a un Wigan que apenas pudo pasar del centro del campo.

Pero eso fue suficiente para el Wigan, que no desaprovechó su única ocasión de todo el segundo tiempo para firmar el definitivo 1-0 a los 79 minutos.

Un gol precedido por una nueva falla defensivo del City, en este caso del lateral Kyle Walker, que incomprensiblemente dejo pasar el balón y éste acabó en las botas de Will Grigg.

Con un certero remate cruzado Grigg batió al portero chileno Claudio Bravo para dar el triunfo y la clasificación a un Wigan que, pese a tener que refugiarse sobre la línea de gol en los minutos siguientes, logró resistir el acoso final del Manchester City.

Ficha técnica del encuentro

Wigan (1): Walton; Byrne, Dunkley, Burn, Elder; Perkins, Power; Massey (Colclough, m.77), Powell (Fulton, m.27), Roberts (Jacobs, m.55) y Grigg

Manchester City (0): Bravo; Danilo, Stones, Laporte, Delph; Gündogan, Fernandinho, David Silva (De Bruyne, m.65); Bernardo Silva, Agüero y Sané (Walker, m.46)

Gol: 1-0, m.79: Grigg.

Árbitro: Anthony Taylor. Expulsó con tarjeta roja directa al jugador del Manchester City Fabian Delph (46+). Además mostró tarjeta amarilla a Massey, Fulton, Elder, Poer y Walton por el Wigan.

Incidencias: Encuentro de octavos de final de la Copa de Inglaterra disputado en el DW Stadium