Corea del Sur: Misteriosa  muerte de Kim Jong-Hyun, estrella del K-pop (VIDEO)

shadow

 

SEÚl.- El vocalista de la banda SHINee, Kim Jong-Hyun , fue hallado agonizante  por la policía en su departamento de la capital surcoreana  y  trasladado al hospital, donde murió, sin que se establezca plenamente si se trató de un crimen, suicidio o accidente.

Horas antes, había enviados perturbadores mensajes a su hermana quien alertó a la policía sobre la aguda depresión del cantante, por lo que se sospecha que se trató de un suicidio, lo que deberá ser corroborado o descartado con el protocolo de necropsia de los médicos legistas.

Otra hipótesis señala que murió por asfixia debido al horno artesanal que tenía en su departamento y que había producvdo gran cantidad de humo.

Kim, de 27 años y más conocido por su nombre de pila, arrendaba  un apartamento en el  barrio de Cheongdam, en el sur de Seúl, donde llegó la  Policía  alertada por la hermana del cantante, que temía que  podría estar intentando quitarse la vida.

La Policía, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap, cree que falleció por inhalación de humo, ya que se encontraron briquetas de carbón en una sarten del piso pero no se ha establecido las causas oficialmente.

La Policía explicó que la hermana del cantante recibió un mensaje de él en su teléfono que decía :”Por favor déjame marchar. Dime que lo hice bien. Última despedida”.

La hermana relató que el pasado fin de semana Kim le había confesado que se encontraba deprimido y atravesaba  una mala racha.

Kim debutó en mayo de 2008 como cantante principal de la formación SHINee, uno de los grupos masculinos de mayor renombre en el K-Pop, y a partir de ahí firmó una prolífica carrera también como solista y letrista, además de actuar puntualmente en cine y televisión.

El cantante acababa de actuar en solitario los días 9 y 10 en Seúl y había grabado una actuación para un programa de la televisión surcoreana que debía emitirse en Nochebuena.

También tenía previstos conciertos con otros miembros de SHINee en Japón en febrero. (ECHA- Agencias)