Donald Trump insulta a periodista y The New York Times le da contundente respuesta

shadow

 

Donald Trump volvió a atacar a la prensa. Esta vez arremetió contra The New York Times y calificó a la periodista Maggie Haberman como reportera de “tercera categoría”.

Donald Trump desató su furia contra la prensa por informar que su abogado personal, Michael Cohen, analiza la posibilidad de colaborar con las autoridades en caso de enfrentarse a cargos penales, sobre todo porque la semana pasada el FBI registró su oficina y la habitación de hotel que ocupa.

The New York Times y una periodista de tercera categoría llamada Maggie Habberman, conocida como ‘Crooked H flunkie’ (‘sirvienta de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton’), con la que no hablo y con la que no tengo nada que ver, se desviven por destruir a Michael Cohen y su relación conmigo esperando que él ‘se voltee'”, escribió Trump en Twitter.

“Utilizan ‘fuentes’ inexistentes y un perdedor borracho/drogado que odia a Michael, una persona excelente con una familia maravillosa”, dijo Trump en otro mensaje.

“Michael es un hombre de negocios/abogado por su propia cuenta que siempre me ha gustado y he respetado. La mayoría de las personas cambiaría de parecer si el gobierno les permite salir de problemas, incluso si eso significa mentir o inventar historias. Lo siento, ¡no veo a Michael haciendo eso a pesar de la horrible caza de brujas y los medios deshonestos!”, escribió en un tercer tuit.

Contundente respuesta de The New York Times

“Estamos extremadamente orgullosos de @maggieNYT, quien es parte de un equipo que acaba de ganar el Premio Pulitzer. Defendemos nuestra historia y nuestro reportaje. Aquí hay un vínculo a la historia de @maggieNYT, @SharonLNYT y @dannyhakim: https://nyti.ms/2HAt92z”, respondió el diario a través de su cuenta de Twitter.

El diario también corrigió a Donald Trump, quien en su tuit original escribió el apellido de la periodista con dos “b” (En los mensajes de Trump es común leer nombres o fechas equivocados, y nunca faltan los errores gramaticales y ortográficos).