EEUU acusa a talibanes de haberse convertido en una banda de narcotráfico

shadow

 

WASHINGTON.- El jefe del Ejército estadounidense y de la Coalición Internacional que combate en Afganistán, el general John Nicholson, acusó hoy a los insurgentes talibanes de haber perdido “toda justificación ideológica” al haberse convertido en una organización centrada en el narcotráfico.

“Están haciendo más dinero del que necesitan para sufragar el combate, por lo que parece evidente que se han convertido en una organización de narcotráfico (…). Han perdido toda justificación ideológica”, denunció hoy Nicholson durante una teleconferencia que pudo ser seguida desde el Pentágono.

Hace poco más de tres meses, el gobierno de Estados Unidos anunció la adopción de una estrategia con la que hacer frente a un conflicto bélico que, tras 16 años, se ha vuelto el más duradero en la historia del país.

El objetivo de esta nueva estrategia era dotar de una mayor autonomía al Ejército estadounidense, para así impedir posibles filtraciones, así como extender su rango de acción con el objetivo de cercenar los recursos de los talibanes.

Por este motivo, el pasado 20 de noviembre el propio Nicholson anunció que, en coordinación con las Fuerzas de Seguridad afganas, tropas estadounidenses habían atacado por primera vez laboratorios para el procesamiento de narcóticos ubicados en la región.

El gobierno de Donald Trump estima que un 85 % del opio cultivado en el mundo, que sirve para producir tanto heroína como otros estupefacientes, procede de Afganistán y es un negocio controlado principalmente por los insurgentes.

Nicholson reconoció que estos ataques no habrían alterado el valor de la droga en el mercado, puesto que los talibanes cuentan con “una gran reserva” que les permite, “por el momento”, controlar su oferta.

Respecto a la motivación ideológica que mueve a los insurgentes, el general apuntó que son los líderes del grupo los que “han evolucionado hasta convertirse en narcotraficantes”, mientras que los combatientes “están confusos” por el nuevo rumbo que han tomado.

“Se les hace creer que están luchando por la yihad y al llegar aquí se dan cuenta de que están matando a otros musulmanes”, explicó Nicholson.

El militar quiso dejar claro que, pese al cambio experimentado por los talibanes, Estados Unidos no está llevando a cabo una guerra contra las drogas, sino “contra los ingresos del grupo talibán”.

En Afganistán, las Fuerzas Armadas estadounidenses lideran una coalición internacional formada por más de 60 países que lleva a cabo la operación “Inherent Resolve” con la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 2170/2014.

EFE/Foto: plus.google.com

 

Leave a Reply