EEUU: Conozca la eficacia terrible de “La  madre de todas las bombas” (VIDEO)

shadow

 

WASHINGTON/EEUU.- La llamada “Madre de todas las bombas” que lanzó EEUU contra el Estado Islámico, en la provincia afgana de Nangarhar, pesa diez toneladas y reúne características especiales que la convierten en el explosivo no nuclear más potente que existe en la actualidad.

Se trata del GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB), uno de los secretos mejor guardados en la industria militar hasta su detonación registradas el jueves por la tarde (hora local), cuyas principales cualidades no solo figura su gran potencia  sino una trayectoria de alta precisión que lo convierte el ideal para las operaciones antiterroristas “quirúrgicas” a lugares ubicados cerca de las áreas urbanas.

“La madre de todas las bombas” está guiada por un sofisticado sistema de GPS, con aletas y un giroscopio, estimándose que su peso bordea  las  diez toneladas.

Mide unos diez metros de largo y tiene un diámetro de casi un metro, lo que le permite  llevar 8,500 kilogramos de H6, un explosivo que es una mezcla de RDX (ciclotrimetilentrinitramina), TNT y aluminio.

Los ingenieros militares han previsto que, debido a su composición, al momento del impacto produce una explosión muy grande, pero con menores efectos de fragmentación a causa de una carcasa de aluminio de pared delgada.

No obstante, pese a informes que señalan o contrario,  esta bomba no es capaz de penetrar en tierra profunda.

De otro lado,  la “madre de todas las bombas” proporciona una capacidad para realizar operaciones psicológicas, atacar objetivos de áreas grandes o mantener amenazas de riesgo ocultas dentro de túneles o cuevas.

El MOAB es posado en una plataforma de lanzamiento de aire dentro de un avión C-130.

Por su tamaño, se extrae de un MC-130 Talon II o “Slick” C-130 Hércules a través de un paracaídas. Una vez realizada su extracción, la bomba se libera rápidamente para mantener el máximo impulso hacia adelante.

En ese momento entran en función las aletas de la rejilla. Éstas se abren y comienzan a guiar el arma a su blanco.

Este potente armamento fue desarrollado en apenas nueve meses durante la campaña de Estados Unidos en Irak en el 2003, cuando fue derrocado el dictador Saddam Hussein. Sin embargo, finalmente las fuerzas norteamericanas no lo utilizaron en combate hasta el pasado jueves. (ECHA – Agencias)