EEUU: The New York Times revela cómo Rusia se metió en la  campaña electoral

shadow

 

Bajo el título “El arma perfecta”, un informe del New York Times, revela cómo Rusia se metió en la campaña electoral de Estados Unidos y ahonda en los detalles del ciberataque  contra el Comité Nacional Demócrata y sus efectos en la derrota de Hillary Clinton.

En su informe  señala textualmente: “Cuando el agente especial del FBI Adrian Hawkins llamó al Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés) en septiembre de 2015 para informar sobre algunas cuestiones preocupantes sobre su red informática, fue transferido, naturalmente, a la mesa de ayuda.

Su mensaje fue corto, pero alarmante. Al menos una computadora del sistema del DNC había sido intervenida por hackers que el FBI había bautizado “Los Duques”, un grupo de ciberespionaje vinculado al gobierno ruso.

ataques

Yared Tamene, el soporte técnico en el DNC que recibió la llamada, no era un experto en ataques cibernéticos. Lo primero que hizo fue googlear a Los Duques y, luego, llevó a cabo una búsqueda superficial de los registros del sistema informático de la DNC para buscar indicios de una ciberintrusión.

Actuando por su cuenta, no creyó necesario hacer una búsqueda más exhaustiva incluso después de que el agente especial Adrian Hawkins volviera a llamar en varias oportunidades las semanas siguientes –en parte, porque no estaba seguro de que quien llamaba era, en efecto, un agente del FBI y no un impostor”.

Así comienza un extenso artículo publicado este martes por The New York Times que asegura que ésa fue la primera y críptica señal de que estaba en marcha una campaña rusa de ciberespionaje y una guerra de información ideada para interferir en las elecciones presidenciales de EEUU en 2016.

Videos relacionados

El primer intento de este tipo realizado por parte de una potencia extranjera en la historia de Estados Unidos.

En efecto, funcionarios de Inteligencia citados en el artículo creen actualmente que lo que comenzó como una operación de recopilación de información se transformó en un intento concreto de dañar a uno de los candidatos, Hillary Clinton, e inclinar la elección en favor de su oponente, Donald Trump.

Un análisis realizado por The Times de la operación rusa y recogido por The New York Times –basado en entrevistas a docenas de actores apuntados en el ataque, funcionarios de Inteligencia que lo investigaron y funcionarios del gobierno de Barack Obama que deliberaron sobre la mejor respuesta– revela una serie de señales perdidas, una respuesta lenta y una permanente subestimación de la gravedad del ciberataque.

El torpe intercambio entre el DNC y el FBI significó perder la mejor chance de detener la instrusión rusa, asegura el diario estadounidense. “La falta de comprensión del alcance de los ataques socavó los esfuerzos para minimizar su impacto. Y la renuencia de la Casa Blanca a responder enérgicamente significó que los rusos no hayan pagado hasta el momento por sus acciones, una decisión que podría resultar crítica para evitar futuros ciberataques”.

Además, el discreto acercamiento del FBI significó que los hackers rusos pudieran moverse libremente por la red del DNC durante casi siete meses antes de que los líderes del partido fueran alertados sobre el ataque y contrataran a ciberexpertos para proteger sus sistemas.

Durante el verano pasado, los demócratas observaron con una furia impotente cómo sus correos electrónicos privados y documentos confidenciales aparecían día tras día en la web, publicados en WikiLeaks y otros sitios web, y luego levantados con avidez por los medios de comunicación estadounidenses. Incluso, Trump alegremente citó muchos de los correos electrónicos robados durante la campaña electoral. (ECHA- Agencias)