El Salvador: Periodistas rinden tributo a camarógrafo de prensa asesinado

shadow

 

EL SALVADOR (San Salvador).- Decenas de periodistas, fotógrafos y camarógrafos salvadoreños rindieron tributo hoy a su colega Samuel Rivas, asesinado el jueves pasado por supuestos pandilleros, durante las exequias en una localidad cercana a la capital.

Los miembros del gremio periodístico del país centroamericano acompañaron a la familia de Rivas en un acto religioso previó a su inhumación. Posteriormente, un grupo de comunicadores cargó el féretro hacia la sepultura, mientras el resto de sus colegas forman dos columnas a su paso.

Rivas, quien tenía cuatro años de trabajar como camarógrafo de prensa para la cadena televisiva Megavisión, fue asesinado a tiros el pasado 16 de noviembre por sujetos desconocidos mientras descargaba materiales de construcción en una iglesia a la que asistía.

“Llegaron unos, al parecer, pandilleros que sin mediar palabras le dispararon y huyeron”, señaló un oficial de la Policía, cuya identidad se mantuvo en el anonimato, en declaraciones difundidas por la referida cadena.

http://www.cronicaviva.com.pe/supuestos-pandilleros-asesinan-a-tiros-a-camarografo-de-prensa-en-el-salvador/

De acuerdo con información de la Asociación de Periodistas de El Salvador, Rivas es el tercer comunicador asesinado por las pandillas desde el 2016 en este país, que también se suma a los 94 asesinatos de periodistas y conexos registrados desde el año 2000 en el Triángulo Norte de Centroamérica.

Representantes de los gremios periodísticos de El Salvador, Honduras y Guatemala aseguraron a Efe en octubre del 2016 que la desprotección de sus empresas y de los Estados los dejan a merced de las pandillas que asedian la región, una de las más letales del mundo.

El experto internacional en derechos humanos y miembro de la Comisión de la Verdad de Colombia, Alejandro Valencia, dijo recientemente en El Salvador que las acciones de los Estados latinoamericanos para proteger a los periodistas en contextos de violencia política y criminal son “ineficaces”.