Erin Brockovich y Pocahontas: 7 películas que les mejoraron el final

shadow

 

Es sabido que Hollywood tiene una obsesión por el tradicional “final feliz”, y en ese afán muchas veces se “maquilla” la conclusión de una película, para dejarnos con una sonrisa en los labios, sobretodo después de haber presenciado una cinta dramática. Conozca lo que no dijeron de Erin Brockovich, La teoría del todo o Pocahontas.

Erin Brockovich, con el protagonismo de Julia Roberts, nos mostraba como una insistente mujer ponía en jaque a una transnacional norteamericana obligándolos a pagar una fuerte compensación a los pobladores de una comunidad que se infectaron de cáncer consumiendo agua nociva. Lo malo es que Erin se habría quedado con una tajada de dinero mayor a la que le correspondía, exageró las cifras de contaminación, estafó a sus protegidos y hasta fue detenida en más de una ocasión por llevar una vida de excesos.

Stephen Hawking es probablemente el hombre más inteligente del mundo, aunque sus decisiones sentimentales no se equiparan a sus logros en la física. En la película La teoría del todo, Eddie Redmayne lo retrata prodigiosamente. Ahí vemos como el científico se embarca feliz en segundas nupcias con una enfermera. Pero ella no parecía ser muy atenta con su salud, lo abandonaba toda una tarde bajo el sol postrado en su silla de ruedas, y le aparecían misteriosas heridas. Nunca se comprobó nada, pero finalmente se volvió a divorciar.

Pocahontas, personaje histórico recreado por la animación de Disney, en la primera película se enamoraba del colono inglés John Smith, pero luego se vio separada de él, vendida a Inglaterra casi como una esclava. Se casó con otro británico que aparece en el segundo filme (realizado para el formato de video) y sólo volvió a ver a Smith poco antes de morir, a los tempranos 22 años de edad.

12 años de esclavitud nos contaba los sufrimientos que un afroamericano del norte (es decir libre) experimenta al ser llevado a la fuerza al esclavista sur de Estados Unidos, donde vivió una docena de años como esclavo. Solomon Northuo (Chiwetel Ejiofor) consiguió la libertad, pero tras cuatro años volvió a desaparecer, las versiones lo dieron por muerto, nuevamente secuestrado por sureños o, en el mejor de los casos, como un incognito luchador de la libertad.

La familia Von Trapp huyó de los nazis en La novicia rebelde, pero ¿qué pasó con su impresionante mansión?, se convirtió en cuárteles de las huestes nacional socialistas, y en el colmo del paganismo, la capilla fue usada como cantina. Por suerte la familia de María cantaba tan bien como en el clásico cinematográfico y pudieron hacer fortuna en Estados Unidos y Canadá.

De aquella terrible época del nazismo, también es la soberbia película de Steven Spielberg La lista de Schindler. Oskar Schindler utilizó todo el dinero ganado en los años de guerra para rescatar a sus judíos y convertirse en el héroe que es, pero su suerte en los negocios nunca volvió a ser auspiciosa. Eso sí, la comunidad israelí siempre veló por él y hasta lo enterró con honores en el Monte Sion de Jerusalén, siendo el único ex miembro del partido nazi sepultado en ese lugar de honor.

La orquesta del Titanic murió en el hundimiento del barco, tal y como lo muestra el filme de James Cameron, pero los propietarios del trasatlántico no fueron muy justos con sus trabajadores. A la familia del violinista John Law Hume le cobraron hasta los botones de bronce del traje que usaba el músico en el momento de su muerte, les devolvieron el cuerpo pero previó pago por el traslado, y jamás le dieron un centavo a la esposa embarazada del difunto. Sin final feliz. Manuel Salazar

OTRAS NOTAS SOBRE PELÍCULAS: