España: Extrañamente aparecen más tiburones con dos cabezas

shadow

 

MADRID.- Nuevos casos de tiburones de dos cabezas fueron descubiertos por investigadores españoles  que detectaron un  ejemplar mientras desarrollaban los escualos  en un laboratorio para pruebas relacionadas a la salud de humanos.

 Hasta ahora  la ciencia no tiene una razón clara para explicar este fenómeno que se ha observado  principalmente en fetos o embriones que no logran vivir, según dio a conocer National Geographic.

En el último caso se trata de un tiburón gata (o “tiburón nodriza”), identificado a través de los huevos transparentes de esta especie y es particularmente importante ya que se trata del primer descubrimiento de un tiburón de dos cabezas en una especie donde se reproduce a través de huevos.

TIBURON-DOSCABEZAS-700

National Geographic señala que el nuevo descubrimiento se suma a otros tiburones de dos cabezas encontrados en 2008, 2011 y 2013 en ejemplares de tiburones azules, todos fetos o embriones.

La publicación indica que esta especie es la que más produce este tipo de deformaciones, porque también lleva una gran cantidad de crías en su interior: hasta 50 al mismo tiempo. ¿Qué produce estas malformaciones? Hasta ahora no hay una explicación clara.

Valentín Sans-Coma, autor del estudio del tiburón gata, indica que se pueden descartar infecciones, químicos o exposición a radiación como una posible opción, ya que los especímenes en su laboratorio no estuvieron expuestos a estas características.

Video relacionado

Estimó  que la explicación más probable es un desorden genético, que podría ser provocado por distintas razones, incluyendo problemas de metabolismo, contaminación o una disminución de la reserva genética de estos animales, afectada por el alto nivel de pesca.

Esto llevaría a la endogamia, provocando anormalidades genéticas. Otra explicación, presentada por Javier Galván-Magaña (autor del estudio relativo al caso de 2011), es que estos casos no están aumentando en frecuencia pero que ahora hay más atención y más revistas científicas para exponerlos.

 Sea como sea, dice, estudiarlos no es fácil porque tampoco estos especímenes siguen siendo poco comunes y difíciles de encontrar. (ECHA- Agencias)