España: Princesa Corina  vuelve a poner en jaque al rey Juan Carlos como supuesta amante (VIDEO)

shadow

 

MADRID.- Desde 2012 el nombre de la princesa alemana, Corinna Zu Sayn-Wittgenstein,  se mantiene vinculado al del rey Juan Carlos I, como “amiga íntima”  mientras en la prensa extranjera  se la ha llamado directamente como supuesta “amante”.

El escándalo que ha supuesto esta aristócrata alemana en la monarquía española retornó luego de filtrarse unas supuestas grabaciones de ella, en la que asegura que Juan Carlos la utilizó como “palo blanco para ocultar patrimonio”, entre otros delitos fiscales.

El escándalo se remonta a abril de 2012 al suceso que la catapultó en la prensa rosa española: el accidentado y famoso safari en Botswana, del que nadie sabía que Juan Carlos participaba, hasta que el rey emérito se quebró la cadera y tuvo que ser trasladado de urgencia para operarse en Madrid.

Los opositores protestaron porque en  plena crisis económica española,  el rey gastaba millones de dólares en una actividad de caza organizada por la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein -ex esposa del príncipe alemán Casimir Zu Sayn-Wittgenstein-, a quien los rumores señalaban a secas como “la sexta” del monarca.

El siguiente hecho que puso a Corinna en las portadas de la prensa fue su aparición en varios correos investigados por la justicia en el marco del “Caso Nóos”, la piedra en el zapato de la monarquía española, que llevó a Iñaki Urdangarinyerno de Juan Carlos– a  una pena de cinco años de cárcel,  por fraude fiscal.

 En su defensa, la autodenominada “ciudadana de mundo” con residencia en Mónaco, contó en una entrevista dada en 2013, que ella no tuvo nada que ver con los negocios hechos por Urdangarin, y que su mayor aproximación al esposo de la infanta Cristina, fue conseguirle trabajo a petición del rey Juan Carlos, pero que Urdangarin rechazó su propuesta laboral.

Al ser entrevistada por el diario español  El Mundo, la aristócrata  reveló  que hizo en el pasado gestiones secretas “delicadas” en favor de España por encargo de las autoridades del Estado, algo que fue negado por el gobierno del entonces Presidente Mariano Rajoy.

“Yo nunca he hecho negocios para el rey o recogido dinero en su nombre”, comentaba Corinna también en 2013, en Vanity Fair, a propósito de las sospechas que sonaban en medios sobre cuentas bancarias del ex rey español en Suiza.

 “Somos buenos amigos. Algunas personas no entienden que hay cosas que suceden y acaban en un momento dado. Pero la amistad no acaba”, agregó.

Cinco años pasaron para que esta amistad volviera a acaparar portadas en la prensa española. Este mes se dieron a conocer unas grabaciones atribuidas a la aún princesa alemana –su ex se casará próximamente, lo que le hará perder el título y el apellido-, donde dice que fue utilizada por el rey Juan Carlos como testaferro, siendo palo blanco para ocultar patrimonio del ex monarca.

Además   indica que el padre de Felipe VI tendría supuestas cuentas en Suiza, y se refiere a comisiones cobradas por empresas españolas a cambio de negocios en el extranjero. (ECHA- Agencias)