Estación especial china caerá este domingo probablemente en el Océano Atlántico (VIDEO)

shadow

 

BEIJING/China.- La estación espacial china Tiangong-1, “Palacio Celestial”, se precipitará sobre la Tierra este domingo y, de acuerdo a las proyecciones de los equipos de monitoreo se quemará o  probablemente caerá en el Océano Atlántico sin causar mayores daños.

De esta manera la misión que se proyectó como la más potente y que, incluso, tenía intención de rivalizar con la NASA estadounidense  y la Agencia Espacial Europea (ESA).

China la puso en órbita en el 2011 y, aunque se lanzó sin tripulación, se había diseñado para que los astronautas pudieran habitarla y tenía un puerto al que podían acoplarse naves comerciales que les proporcionarían combustible y víveres.

Fue en el 2012 cuando la estrenaron. Entre los cosmonautas que llegaron a ella viajó la primera astronauta china mujer que diseñó una rutina de Tai Chi adaptada al espacio.

 A pesar de todas las posibilidades que tenía, su esperanza de vida no superó los dos años en circunstancias que no se explicaron debido a que la agencia china es muy celosa de sus proyectos y no comparte apenas información con el resto de agencias.

Sin embargo en esta ocasión, y ante la alerta mundial que ha producido su próxima caída, el programa espacial del gigante asiático está publicando diariamente en su página web oficial la trayectoria descendiente de la nave.

Su altitud media el martes era de 207.7 km., a lo que se suman las estimaciones de muchos astrónomos que van colgando diariamente en redes sociales. Así, el domingo es la fecha más segura en la que coinciden la mayoría, aunque la velocidad de caída puede seguir variando y los expertos no descartan que se pueda adelantar.

La nave china, que lleva dos años cayendo sin control, ha ido perdiendo muchas de sus piezas, sin embargo, su peso sigue siendo bastante considerable: son nueve toneladas distribuidas en 10 metros de longitud.

La  firma de ingeniería China Manned Space (CMS) afirma que se quemará totalmente al entrar en contacto con la atmósfera y que sus restos no impactarán en el suelo y  lo previsible es que caiga sobre el océano Atlántico. (ECHA – Agencias)