FEPALC en alerta hasta que se castigue a asesinos de colegas ecuatorianos

shadow

 

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) profundamente consternada por la confirmación del asesinato del periodista Javier Ortega, el reportero gráfico Paúl Rivas y Efraín Segarra, conductor de la unidad móvil del diario El Comercio de Ecuador, demanda acciones bilaterales inmediatas y coordinadas para identificar a los autores materiales del crimen y exige que sean condenados.

Este horrendo hecho que enluta al periodismo latinoamericano-caribeño no puede quedar impune. Sería una peligrosa señal para quienes vuelven hacer del secuestro y el asesinato arma de presión y negociación con los gobiernos.

Frente a este crimen ultrajante y violatorio de derechos fundamentales la FEPALC exhorta al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y a Naciones Unidas a vigilar al gobierno ecuatoriano y colombiano en el cumplimiento de sus obligaciones internacionales ante situaciones de esta naturaleza.

La FEPALC denuncia el cerco informativo instaurado en torno a este caso, la ambigüedad de la información oficial durante las dos semanas de cautiverio y la pasividad con la que las autoridades de Ecuador y Colombia han actuado.

Desde nuestra organización regional cuestionamos la ausencia de políticas de protección y la falta de voluntad política para lograr la liberación de nuestros colegas hoy asesinados.

La FEPALC y todos sus sindicatos afiliados en América Latina-Caribe se solidarizan con los familiares de nuestros colegas asesinados y hacemos nuestro el llamado de la Federación Nacional de Periodistas de Ecuador (FENAPE) que ha declarado luto nacional por el asesinato de nuestros colegas.

Finalmente, invocamos a todas nuestras organizaciones afiliadas a continuar en estado de alerta permanente hasta lograr que se castigue a los responsables de este horrendo crimen que impacta de manera horrenda en el quehacer del periodismo latinoamericano.

#NosFaltan3

ANP pide a Estados identificar y sancionar a asesinos de colegas de El Comercio