FIP: Empleadores fracasan a la hora de abordar violencia contra las periodistas

shadow

 

Los afiliados de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) lideran el impulso para atajar la violencia de género y el acoso en el lugar de trabajo, según revela una nueva encuesta.

En noviembre, la FIP publicó unas estadísticas sobre el verdadero nivel de violencia y acoso que sufren las mujeres periodistas en todo el mundo. La encuesta de seguimiento publicada hoy revela que docenas de sindicatos y asociaciones de periodistas están dando máxima prioridad a este asunto en un intento de enfrentar estas violaciones de derechos humanos y abusos de poder en la profesión.

Pero la encuesta, que cuenta con la participación de más de 50 sindicatos y asociaciones en los cinco continentes, también revela la falta de leyes adecuadas, convenios colectivos, mecanismos de seguimiento, procedimientos para presentar una denuncia y el fracaso de los patrones a la hora de implementar las políticas existentes para atajar el problema y apoyar a las víctimas. Todos estos factores constituyen la base de una epidemia de violencia y acoso en el seno de los medios de comunicación.

Solamente en un cuarto (27,7%) de los países existen convenios colectivos para periodistas que cubran la violencia de género.

Una encuestada dijo que para evitar el acoso sexista en la redacción, “la dirección me dijo que me pusiera auriculares y viera una película”. Sin embargo, dos tercios de los sindicatos han lanzado campañas y trabajan para atajar la violencia de género.

En Mozambique, el Sindicato Nacional de Periodistas ha ayudado a sacar adelante una ley contra la violencia de género, mientras que en Nepal los sindicatos y asociaciones de periodistas trabajan con los medios de comunicación para desarrollar una campaña con el objetivo de publicar y difundir historias que expongan la violencia contra las mujeres.

En Mongolia, la confederación de periodistas ha llevado a cabo una investigación y ha organizado reuniones para sensibilizar sobre esta cuestión y los derechos de las mujeres. Sindicatos en Ecuador, España y la República Democrática del Congo se encuentran entre los que han organizado formaciones para periodistas siguiendo el mismo esfuerzo de sensibilización.

En Finlandia, el sindicato ha desarrollado sistemas de nóminas que apoyen la igualdad salarial y aseguren el mismo número de representantes sindicales hombres y mujeres.

Muchos sindicatos, entre los que se encuentran los de Sudáfrica, Indonesia, Francia, España y Tailandia, han representado activamente a colegas que padecían acoso sexual o violencia de género.

Otros han creado grupos especiales de mujeres o secciones para facilitar más discusiones y el desarrollo de nuevas políticas. En Turquía, Benín, India y Nigeria, organizaciones de mujeres activas han ayudado a plantear cuestiones relativas a la discriminación y a la violencia de género.

En Canadá, los sindicatos han pasado a la acción presionando sobre cuestiones relativas a la violencia doméstica y captando fondos para refugios de mujeres y labores de sensibilización pública.

En Bélgica, la asociación ha lanzado un estudio para analizar la forma en la que los medios cubren la violencia de género, así como recomendaciones para mejorar una cobertura ética de estos temas.

Pero los resultados también muestran que, a pesar del excelente trabajo llevado a cabo por docenas de afiliados, todavía queda trabajo por hacer para asegurar que los sindicatos en los lugares de trabajo y las reuniones cumplan con los estándares requeridos.

Más de la mitad de los sindicatos tienen una política clara sobre violencia de género en materia de personal y actividades sindicales, pero el 45% de los encuestados dijeron que sus organizaciones no contaban con ella.

De aquellos que cuentan con una política de estas características, el 86% cubre el acoso sexual y más de tres cuartos cubren temas como el maltrato físico y la violencia sexual, pero tan sólo la mitad cubre el abuso económico o financiero y sólo el 58% cubre temas tales como las agresiones sexistas, incluidas las que se producen en línea.

La FIP y sus afiliados van a priorizar el tratamiento de la violencia de género en el mundo del trabajo. A finales de mes, activistas de la FIP ejercerán, junto con otros actores, presión sobre la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de la Mujer para apoyar un nuevo convenio de la OIT que aborde la violencia de género en el mundo del trabajo.

El Comité de Género de la FIP se valdrá de los resultados de la encuesta para redactar un nuevo plan de trabajo durante su próxima conferencia en España para responder a las necesidades destacadas por los sindicatos.

Los afiliados piden más apoyo de la FIP a la hora de:

  • Ayudar a exponer a las empresas que fracasen a la hora de implementar políticas/leyes en el lugar de trabajo relativas a la violencia de género.
  • Hacer presión contra las cláusulas mordaza y prácticas de mediación forzada que silencian a las mujeres víctimas de abuso y protegen a las compañías y a los autores.
  • Sensibilizar sobre el alcance de la violencia de género en general y sobre los casos individuales.
  • Ofrecer más formación –también online– para periodistas que cubran cuestiones de género.
  • Ofrecer a las sindicalistas formación para que tomen conciencia de sus derechos.
  • Desarrollar una guía de buenas prácticas y publicar manuales/páginas web para prevenir y abordar la violencia de género.
  • Hacer campañas a favor de acuerdos internacionales que cubran la violencia de género.
  • Ayudar a los sindicatos a lograr y proteger convenios colectivos que traten cuestiones derivadas de la violencia de género.
  • Lanzar campañas específicas que se dirijan a países individuales/empresas.
  • Organizar reuniones y conferencias que permitan a los sindicatos compartir experiencias y planificar estrategias para abordar la violencia de género.

La copresidenta del Comité de Género de la FIP, Mindy Ran, ha expresado: “Las dos encuestas de la FIP muestran el inaceptable nivel de violencia y abuso de poder que sufren las mujeres periodistas en todo el mundo y el fracaso de los gobiernos y los empleadores a la hora de abordar estos terribles abusos de derechos humanos. Pero también muestran que los sindicatos y asociaciones de periodistas dan cada vez más prioridad a este asunto y están haciendo campaña para exponer a los autores, señalar el fracaso de las políticas y acabar con la violencia. Estas encuestas muestran que tenemos mucho trabajo por hacer pero que estamos comprometidas a la hora de defender nuestros derechos y nuestra seguridad como mujeres y como periodistas. ¡Alto a la violencia ahora!”.

El presidente de la FIP, Philippe Leruth, ha añadido: “Es nuestra responsabilidad como sindicalistas ofrecer una respuesta adecuada a la violencia sufrida por nuestras compañeras. Es asimismo nuestra responsabilidad en tanto que periodistas informar sobre la igualdad de género con la mayor ética profesional. Pedimos a todos nuestros sindicatos afiliados que actualicen sus políticas en los casos en los que exista desigualdad de género, que luchen por convenios colectivos que contemplen cláusulas específicas de género y que reflejen una representación justa, imparcial y ética de las mujeres en los medios de comunicación”.

Día de la Mujer: ANP presente este 8 de marzo en paro de mujeres

ANP: XII Encuentro Nacional de la Mujer Periodista (PROGRAMA)

FIP: Una de cada dos mujeres periodistas ha sufrido violencia de género en el trabajo

Movimiento mundial sin precedentes por los derechos, igualdad y justicia de las mujeres

Sólo 17% de las biografías publicadas en Wikipedia corresponden a mujeres