Grateful Dead dice “adiós” después de 50 años de trayectoria

shadow

 

Durante cinco décadas, los fans de Grateful Dead han grabado, debatido y guardado metódicamente los “jams“, o sesiones de improvisación, de la legendaria banda norteamericana durante sus más de 2.300 conciertos.

El pasado domingo cinco de julio por la noche, cuando Grateful Dead dio un espectáculo en Chicago que anunció sería su gran final, muchos “deadheads” -los apasionados fans que seguían a la banda de espectáculo en espectáculo- ya habían iniciado a apostar cuál sería la última canción.

gratefuldead2

Mientras los “deadheads” con sus camisetas desteñidas danzaban en éxtasis, Grateful Dead que definió a la generación hippie cerró las compuertas tras varias horas de concierto con un “jam” acústico del tema Attics of My Life.

Se sabe que Grateful Dead, que tuvieron algunos éxitos comerciales en el sentido tradicional del término, apenas entonaron esta canción hasta los últimos años de su carrera, pero la letra esta vez parecía apropiada: “He pasado mi vida buscando todo lo que queda por cantar”.

https://www.facebook.com/gratefuldead/photos/a.491736611658.268049.6394861658/10152997757151659/?type=1&theater

Se conoció que las entradas para los conciertos de los últimos años de Grateful Dead estuvieron entre las más buscadas de los pasados años y los precios de reventa alcanzaban los miles de dólares.

gratefuldead3

Asimismo, un total de 71 mil personas compraron boletos para el espectáculo del domingo, final anunciado de Grateful Dead, y rompieron el récord de ventas del Soldier Field, casa de los Chicago Bears y el estadio de fútbol americano profesional más antiguo. ¿Volverán?