Guatemala: Otro motín en albergue de menores deja 2 muertos (VIDEOS)

shadow

 

A 11 días de que 40 adolescentes murieran calcinadas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción de Guatemala, otro motín en un centro para menores dejó dos funcionarios muertos y al menos cinco heridos.

El nuevo incidente ocurrió en el Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones Etapa II (Cejupliv), ubicado como el Hogar Seguro en San José Pinula, a 22 kilómetros de la capital guatemalteca.

Se trata de un centro para jóvenes en conflicto con la ley a cargo de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS) que alberga a 17 menores, pero también a 39 mayores de edad.

Además, de acuerdo con datos oficiales 47 son miembros de la pandilla Barrio 18.

Según informaron las autoridades, todo comenzó hacia las 11:30 del domingo, al término de la hora de visita cuando un grupo de jóvenes tomó como rehenes a siete monitores, a quienes golpearon y quitaron las radios con las que se comunicaban.

El el motín resultaron heridos al menos cinco funcionarios del Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones Etapa II (Cejupliv) de Guatemala.

A media tarde prendieron fuego a uno de los sectores del centro y algunos de los internos subieron al techo, a lo que los agentes del orden respondieron con gases lacrimógenos para evitar que se fugaran señaló el director general de la policía, Nery Barrios.

Y añadió que habían retomado el control después de que un grupo de policías antimotines logró acceder al centro hacia las 18:30 hora local, mientras los bomberos sofocaban el incendio.

Fue por la tarde cuando los socorristas lograron que les entregaran el cuerpo de uno de los dos monitores fallecidos, mientras no hay información sobre el segundo.

Y William González, miembro de los Bomberos Voluntarios, informó a los medios que dos heridos les realizaron suturas en el cráneo, mientras otros sólo presentaban golpes superficiales.

Además, varios menores del centro fueron atendidos en las inmediaciones por golpes, intoxicación por gases lacrimógenos y crisis nerviosas. (ECHA – Agencias)