HRW urge la liberación inmediata de dos periodistas detenidos en Birmania

shadow

 

BANGKOK/Tailandia.- La organización Human Rights Watch (HRW) urgió hoy a la “liberación inmediata” de dos periodistas detenidos la semana pasada en Birmania por la supuesta posesión de documentos oficiales sobre las operaciones en el estado Rakain, de donde más de 620,000 rohinyás han huido hacia Bangladés.

Wa Lone, de 31 años, y Kyaw Soe Oo, de 27, ambos de la agencia Reuters, fueron arrestados el día 12 en un municipio del norte de Rangún, la antigua capital, y se enfrentan a una posible pena de 14 años de cárcel si son considerados culpables de violar la ley de secretos oficiales.

Los reporteros presuntamente obtuvieron documentos clasificados relacionados con la operación que el Ejército lleva a cabo en el norte del estado Rakain, en el oeste del país, de dos policías que también fueron detenidos y se enfrentan a los mismos cargos.

“Las detenciones parecen destinadas a parar las informaciones independientes sobre la campaña de limpieza étnica contra los rohinyás (…) Pone al descubierto los esfuerzos del gobierno para silenciar a los medios que informan sobre asuntos críticos”, apunta Brad Adams, director para Asia de HRW, en un comunicado.

HRW señala que las autoridades no han facilitado información sobre dónde se hallan los detenidos y que estos no han podido ser visitados ni por familiares ni asesores jurídicos.

Al menos 626,000 personas de la minoría musulmana rohinyá han huido del norte de Rakain hacia Bangladés después de que el Ejército lanzara en agosto una operación en respuesta a un asalto armado de insurgentes de este colectivo perseguido en el país.

El Ejército birmano negó haber cometido abusos contra los rohinyás durante esta campaña, pese a las múltiples denuncias de varias organizaciones, incluido el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU que la calificó como una “limpieza étnica de manual”.

Organizaciones de prensa y de defensa de los derechos humanos han denunciado reiteradamente el “clima de represión” en el que trabajan los periodistas en Birmania pese a que el país estrenó su primer gobierno democrático en 2016 después casi medio siglo de dictadura militar.

El gobierno está encabezado por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, pero las Fuerzas Armadas controlan los ministerios de Defensa, Interior y Fronteras y disponen de un cuarto de los escaños en el parlamento que les da poder de veto.

Desde la llegada al poder de Suu Kyi, más de 70 personas han sido detenidas acusadas de difamación en las redes sociales, incluidos periodistas.

“Las crecientes restricciones del gobierno birmano a los medios no deberían tomarse a la ligera y los países preocupados deberían alentar a Birmania a dejar de apuntar a los periodistas (…) Si continúa la presión sobre la prensa independiente, la libertad de los medios en la Birmania de Aung San Suu Kyi se parecerá mucho a la represión mediática durante la junta militar”, sentencia Adams.

EFE/Foto: rfa.org