Coctelera: Un entretenimiento con hechos imprevisibles de grandes personajes

shadow

 

COCTELERA es el nuevo titular de una serie de secuencias informativas en que narraremos hechos imprevisibles, ocurrencias, anécdotas de personajes reconocidos, además del ya consabido rincón del  humor. Disfruta de manera amena nuestras entregas diarias porque nos debemos a ti amable seguidor.

Marlene Dietrich
La actriz estadounidense de origen alemán, Marlene Dietrich, de naturaleza andrógina, figura frágil y mirada penetrante, era famosa por su fuerte y altivo carácter.

Horas antes de morir, el 6 de mayo de 1992, despidió así al sacerdote que había acudido a darle consuelo espiritual: “¿Puede decirme de qué tengo que hablar con usted? ¡En poco tiempo podré hablar directamente con su jefe!”.

Coleccionista de hombres 
“Cuando un hombre se echa atrás, retrocede de verdad. Una mujer solo retrocede para coger carrerilla” o “Quiero un hombre que sea amable y comprensivo. ¿Es mucho pedirle a un millonario?”, son dos de las más famosas frases de Zsa- Zsa Gabor.

La actriz saltó a la fama no solo por su trabajo en filmes como “Moulin Rouge”, “El enemigo público número uno” o “La chica del Kremlin”, sino por su fabulosa colección de diamantes y de Rolls Royces, además de sus continuos y sonados romances con hombres multimillonarios.

Zsa-Zsa Gabor, que tenía su particular concepto del matrimonio y del amor, fue a lo largo de su vida desgranando su fina ironía con frases como estas: “A un hombre no lo conoces hasta que te has divorciado de él”; “Nunca he odiado a un hombre lo suficiente como para devolverle sus diamantes” o “Yo creo en las familias numerosas: toda mujer debería tener al menos tres maridos”.

Una de las anécdotas más famosas de la actriz fue cuando una revista hizo una encuesta entre lectoras famosas que debían responder a la pregunta ¿Qué es lo primero que mira en otra mujer? La mayoría de las damas encuestadas se declinaron por respuestas tan clásicas como “su elegancia”, “su inteligencia”, etc. Con gracia, la Gabor respondió: “su marido”.

Marilyn Monroe
Su particular forma de caminar, una mezcla de torpeza y luminosidad, fue una de las señas de identidad de la rubia más famosa de América, Marilyn Monroe, protagonista de “Con faldas y a lo loco” o “Los caballeros las prefieren rubias”.

Durante el rodaje de la película Niágara, a las órdenes de Henry Hataway, mientras la actriz bailaba con un vestido rojo muy ceñido que mostraba su exuberante anatomía en todo su esplendor, se descubrió que esos movimientos tan sexys como sensuales no eran producto de sus dotes artísticas, sino de un “defecto físico”.

Marilyn tenía los tobillos muy débiles lo que le provocaba que su forma de andar fuera diferente. Consciente de ello, acortó una pulgada el talón derecho de todos sus zapatos y gracias a ese anodino corte, el sensual modo de caminar de Marilyn ha pasado a la historia del cine.

Joan Collins, en busca del hombre perfecto
Famosa por encarnar a la malvada Alexis Carrington en la serie de televisión “Dinastía”, Joan Collins, que ha compartido escenas con galanes de Hollywood declaraba que “hacer el amor en la pantalla es la cosa más aburrida y poco sexual del mundo”.

Con una vida sentimental bastante agitada y casada en cuatro ocasiones, la revista “Vanity Fair”, en una entrevista le preguntó sobre su dificultad para dar con el hombre perfecto y Collins contestó: “Es el momento de encontrar al perfecto marido que se ocupe de mí, pero quizá no necesite un marido, sino una esposa”.

Penélope Cruz
Penélope Cruz, tras conocer su nominación al Oscar como Mejor Actriz por su trabajo en “Volver”, dirigida por Pedro Almodóvar, pidió a la casa Dior que le diseñara un vestido que aunara el aire español, el chic francés y el glamur de Hollywood.

John Galliano aceptó el reto, pero la anécdota surge cuando la actriz española, que había anunciado que luciría un vestido de Dior, apareció en el teatro Kodak con un fabuloso diseño de Versace de escote palabra de honor y rosa empolvado.

Según Penélope, ante un desperfecto en la cremallera del modelo de Dior, tuvo que optar por el diseño italiano. Pero lo cierto es que con el diseño de Versace, la protagonista de la película “Vicky, Cristina, Barcelona” ha sido una de las mujeres más elegantes que ha posado sobre la alfombra roja en los últimos veinte años.

MAS…

El actor Victor Mature, culturista famoso por hacer múltiples péplums de serie B en los años 50-60, quiso entrar en un selecto club de golf. Sin embargo, tal club era tan selecto que en sus estatutos figuraban que no se admitían actores. Al día siguiente de la negativa, Victor Mature volvió con una maleta llena de recortes de prensa de críticos cinematográficos, donde decían que era tan malo actuando que no era actor de ningún modo.

*No era tan raro que sitios de renombre no admitiesen actores, supongo que por la imagen bohemia y desprendida de los mismos. El hotel Plaza de Madrid tuvo que cambiar sus normas en los años 50, ya que tampoco admitían actores en sus instalaciones y CHARTON HESTON se negaba a hospedarse en un hotel inferior.

*Humphrey Bogart fue a un programa de televisión para una entrevista o algo así. Antes de entrar en el plató, la maquilladora dijo de quitarle las arrugas para que saliera mejor ante la cámara, a lo que éste contesto: “Señorita, he tardado más de 40 años en conseguir estas arrugas, no me las quite usted ahora”.

*La famosa escena de Indiana Jones I donde éste pega un tiro sin más a un tipo que previamente ha hecho una exhibición de manejo con la espada era inicialmente una pelea con todas las de la ley. Pero ese día Harrison Ford tenía una diarrea de caballo y, dado que ya iban justos en el calendario de rodaje, tuvieron que improvisar.

*John Travolta rechazó ser el protagonista de OFICIAL Y CABALLERO, papel que habían escrito expresamente para él. También rechazó el papel de Indiana Jones, por fortuna para Harrison Ford, y Forrest Gump.

*Hablando de Harrinson Ford, cuentan las leyendas que tiró, junto con su mujer, una moneda al aire. Si salía cara, seguiría trabajando como  carpintero. Si salía cruz, se mudaría a Hollywood y probaría suerte. Salió cara, pero su fue a Hollywood igualmente.

*La Warner Brothers quería demandar a los Hermanos Marx por el título de la película UNA NOCHE EN CASABLANCA, alegando que el título era copiado de su reciente éxito CASABLANCA. Groucho Marx inició una correspondencia surrealista con los directivos de tal empresa, alegando entre otras cosas que ellos eran Hermanos (Brothers) antes que la Warner existiera como tal.

Fuente: Agencias