Ipsos: Mayoría desaprueba a la hija que calló las torturas a su madre

shadow

 

La más reciente encuesta publicada por Ipsos confirma la tendencia de los últimos meses: la mayoría del país desaprueba tanto a Keiko Fujimori como al Congreso integrado por mayoría fujimorista.

Las cifra de desaprobación al desempeño de Keiko Fujimori es de 51%. Mientras que 62% de la población desaprueba la gestión del Congreso de la República. Mucho influyen en estas cifras los acontecimientos de los últimos días.

Keiko Fujimori mostró su abierto apoyo a la llamada “Ley mordaza”, cuyo proyecto fue presentado por dos congresistas de su bancada. De igual forma manifestó estar de acuerdo con la posición de Fuerza Popular para derogar el Decreto Legislativo 1323, que castigaba los crímenes de odio.

Y esta semana también causó polémica cuando su bancada desestimó y archivó el proyecto de ley para que los presos mayores de 75 años, cumplan su condena con arresto domicialiario, lo que fue interpretado por muchos analistas como una posición de cálculo político, para presionar al presidente Pedro Pablo Kuczynski a fin de que otorgue indulto humanitario a su padre, el exdictador Alberto Fujimori.

Incluso, para corroborar la teoría de los analistas polñiticos, la bancada fujimorista en bloque votó para interpelar a dos mnistros de Estado: Martín Vizcarra y Carlos Basombrío.

Esta semana, Keiko Fujimori anunció, vía las redes sociales, que presentará un hábeas corpus para solicitar que su padre el exdictador salga de prisión. Pero esto también ha sido asumido como una posición de cálculo poltico, porque sucedió luego de largos días de silencio después de  las duras palabras de su hermano menor, Kenji Fujimori, quien afirmó: “Yo, como hijo, no me voy a quedar de brazos cruzados. Voy a seguir luchando hasta lograr la libertad de Alberto Fujimori. Ha llegado el momento de que Fuerza Popular asuma de manera más activa la lucha para poder lograr la libertad de Alberto Fujimori. Yo, amo a mi padre… repito… yo amo a mi padre y no me voy a quedar de brazos cruzados. Voy a luchar hasta lograr su libertad”.

La cereza del pastel ha sido el saludo a su mamá Susana Higuchi por el Día de la Madre, y es un año más en que Keiko Fujimori no responde por qué guardó silencio y nunca defendió a su progenitora cuando fue torturada en el mismo Palacio y en los sótanos del SIN, y era encerrada con llave en Palacio de Gobierno. Cuando Susana Higuchi fue sacada de la Casa de Gobierno, Keiko Fujimori asumió el papel de primera dama y se quedó con su padre, el exdictador, y se fue a vivir al SIN, donde también habitaba Vladimiro Montesinos. Alguien podría decir que fue por cálculo político, o quizás cálculo económico.