Irlanda: Papa pide perdón por abusos “en instituciones dirigidas por religiosos y religiosas”

shadow

 

DUBLÍN.- En un impresionante gesto en la máxima ceremonia religiosa, el Papa Francisco, pidió perdón por los abusosen instituciones dirigidas por religiosos y religiosas”  exigiendo que estas situaciones nunca más vuelvan a repetirse.

Para infinita sorpresa de todos, momentos antes Francisco tomó  la palabra en el Phoenix Park de Dublín para informar de que el día anterior se había reunido con “ocho personas supervivientes de abusos de poder, de conciencia y sexuales. Recogiendo lo que ellos me han dicho, quisiera poner delante de la misericordia del Señor estos crímenes y pedir perdón por ellos”.

Era una impresionante petición de perdón en la máxima ceremonia religiosa, algo que solo los mejores obispos habían hecho hasta ahora. Lo decía revestido, delante del altar ante cientos de miles de personas que desafiaban la lluvia y el viento.

Leyendo su texto en español, después de referirse a los abusos de «miembros cualificados de la Iglesia», el Papa ha anunciado que «de manera especial pedimos perdón por todos los abusos cometidos en diversos tipos de instituciones dirigidas por religiosos y religiosas y otros miembros de la Iglesia».

Francisco abordaba así un aspecto poco conocido fuera de Irlanda, como los abusos en las residencias para madres solteras pobres, en los orfanatos y en las escuelas de artesanado e industria, pues ha incluido en su petición de perdón «los casos de explotación laboral a que fueron sometidos tantos menores».

Entrando en cada detalle doloroso, mencionado «los chicos que fueron alejados de sus madres y por todas aquellas veces que se decía a muchas madres solteras que buscaban a sus hijos o a hijos que buscaban a sus madres que hacerlo era ‘pecado mortal’.

“¡Esto no es pecado mortal, es el cuarto mandamiento! Pedimos perdón», exclamó.

En cuanto al encubrimiento por parte de obispos, ha dicho que «pedimos perdón por algunos miembros de la jerarquía que no se hicieron cargo de esas situaciones dolorosas, y guardaron silencio».

Concluyó pidiendo que «el Señor mantenga este estado de vergüenza y de compunción, y nos de la fuerza para comprometernos en trabajar para que nunca mpas suceda y para que se haga justicia. Amen». (ECHA- Agencias)