Isabel II se reúne con supervivientes de campo de concentración nazi

shadow

 

BERLÍN.- La reina Isabel II de Inglaterra concluyó hoy su quinta visita de Estado a Alemania con un encuentro con supervivientes del antiguo campo de concentración nazi de Bergen-Belsen y con veteranos del Ejército británico que hace setenta años participaron en su liberación.

La visita a Bergen-Belsen fue el último acto de su agenda antes de emprender regreso a Londres y puso fin a tres días de actos oficiales tanto en Berlín como en Fráncfort.

Junto a su marido, el duque de Edimburgo, la reina depositó una corona de flores en recuerdo de las alrededor de 70.000 personas que murieron en las instalaciones de Bergen-Belsen entre 1941 y 1945.

Isabel II se acercó al monumento levantado en memoria de la adolescente judía Ana Frank, que murió con 15 años en el campo después de pasar dos años escondida junto a su familia en Amsterdam.

Bergen-Belsen conmemoró en abril pasado el 70 aniversario de su liberación con la llegada de las tropas británicas, que hallaron miles de cuerpos sin enterrar y 53.000 prisioneros con vida, aunque muchos morirían poco después como consecuencia de las duras condiciones de reclusión.

Antes de partir hacia el estado de Baja Sajonia, donde se encuentra el campo, la reina de Inglaterra cumplió con una de las visitas obligadas en Alemania y se fotografió junto a la emblemática Puerta de Brandeburgo acompañada del alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Michael Müller.

Ayer visitó Fráncfort y, por la tarde, ya en Berlín, asistió a una fiesta por su 89 cumpleaños organizada en la residencia del embajador británico, Sim McDonald, junto a unos 650 invitados.

Su viaje de Estado comenzó el miércoles, jornada en la que se reunió con el presidente alemán, Joachim Gauck, y la canciller, Angela Merkel.

En la cena de gala que Gauck ofreció en su honor, Isabel II pidió que se evite el riesgo de “división” en Europa y reclamó esfuerzos para mantener los avances conseguidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

“Sabemos que la división en Europa es peligrosa y que debemos evitarla, tanto en el oeste como en el este de nuestro continente”, manifestó.