Luchadora asesina condenada de por vida se casó con otro preso

shadow

 

MÉXICO.- La ex luchadora libre, Juana Barraza Samperio, sentenciada a 750 años de cárcel por el asesinato de 17 ancianas,  se casó con el recluso Miguel Ángel, de 74 años, quien también cumple una condena por criminal, en una boda masiva de la cárcel de Santa Martha Acatitla.

Juana Barraza Samperio, de 56 años, era conocida como la “Dama del Silencio” cuando se dedicaba a la lucha libre, pero desde 2006, en que se descubrieron sus crímenes en serie se ganó el apelativo de “La Mataviejitas“.

barrazaxx

Volvió a la portada de los diarios el último fin de semana, relegando por unas horas en las secciones policiales al ezcurridizo “Chapo” Guzmán, al casarse después de permanecer  nueve años tras las rejas.

Fue condenada a 754 años de prisión por el asesinato de 17 ancianas entre fines de los años noventa hasta su detención, en enero de 2006.

barraza-info

La pareja lleva un año de relación y se casaron en una boda colectiva con otras 48 parejas , donde hubo música y mucha comida, detalla un comunicado que asegura que el enlace se celebró dentro del programa gubernamental Lazos en Reclusión.

Juana Barraza cumple con el perfil de una asesina serial, cuando  se dedicaba al comercio y a la lucha libre. Y cuando bajaba del ring se disfrazaba de asistente y elegía a sus víctimas, todas ancianas.

Videos relacionados

En algunos casos las golpeaba, en otros las apuñalaba y a veces las estrangulaba. El Gobierno mexicano pasó años buscándola hasta que dio con ella en 2006. El juez la sentenció por 17 asesinatos, pero se estima que sus víctimas pueden ser unas 40.

La mujer se ganaba la confianza de las abuelas que vivían solas. Los pocos testigos que la vieron luego de cometer algún crimen dijeron haberla visto siempre con atuendos color rojo.

En varias de las casas de las víctimas se encontraron copias del cuadro “El niño del chaleco rojo”, de Paul Cézanne. Por eso, las autoridades daban por sentado que buscaban a un hombre vestido de mujer.

Pero en enero de 2006, Juana Barraza cometió un error. Apuñaló y estranguló a Ana María de los Reyes Alfaro, de unos 80 años. Pero en ese caso la víctima no estaba sola: tenía un inquilino. El hombre dio la voz de alarma y la policía la detuvo minutos después.

“Yo odiaba a las señoras, porque mi mamá me maltrataba, me pegaba, siempre me maldecía y me regaló con un señor grande”, declaró a los policías.

Su madre era una mujer alcohólica que ofrecía a su hija a sus varias parejas a cambio de dinero.

La Mataviejitas es un ícono del mundillo criminal mexicano. Inspiró un programa de televisión y hasta varias canciones. En 2014 declaró al periódico mexicano Excélsior que “duerme tranquila por las noches” y que “se sentía contenta con su vida”. Y nueve años después de permanecer en la cárcel “encontró el amor”. (ECHA- Agencias)