MEF: Perú se recupera “más rápido” que el resto de Latinoamérica

shadow

 

El ministro de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza, sostuvo este jueves que, a pesar del impacto económico devastador de la pandemia, la economía peruana muestra al final de 2020 una recuperación “pujante” y “mucho más rápida” que el resto de los países de América Latina.

“En la foto de fin de año, la economía peruana aparece como una economía pujante”, recuperándose “mucho más rápido” que sus vecinos, aseveró Mendoza, durante la Conferencia Ciudades Latinoamericanas 2020, organizada por Americas Society/Council of the Americas, en asociación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú.

Bajo el título “Reabriendo y fortaleciendo la economía de Perú”, el encuentro virtual analizó el potencial de reactivación económica, el papel de los inversores y la transformación digital en el contexto de la pandemia de la covid-19.

EL PIB PUEDE CAER MENOS DEL 12 %

En el segundo trimestre de este año, Perú vivió “posiblemente el peor del último siglo”, cuando el PIB se desplomó un 30 %, la inversión privada un 60 % y la inversión pública un 70 %, según explicó el ministro de Economía.

Así, a mediados de 2020, el país, que había destinado un 20 % de su PIB en osados paquetes de apoyo para apaciguar los efectos de la pandemia, “aparecía como el décimo inferior del mundo en términos macroeconómicos” y su economía, proyectada para caer entre un 12 y un 13 % este año, fue de las más golpeadas de América Latina.

Sin embargo, según Mendoza, “la fotografía a finales de año va a cambiar sustancialmente”, de manera que “la recuperación peruana va a ser mucho más rápida que la recuperación de los vecinos latinoamericanos”.

“Es posible que caigamos un poco por debajo del 12 %, una proyección que parecía muy optimista y que ahora parece hasta pesimista”, aseveró Mendoza, quien también pronosticó que el país andino terminará el año con un déficit fiscal por debajo del 9 % del PIB.

De acuerdo con el ministro, los factores que explican esta “rápida recuperación” incluyen la mejora en el avance de la pandemia en Perú, donde la situación está “infinitamente mejor” que antes, así como el “muchísimo menor riesgo” en la apertura económica del país gracias a los audaces paquetes económicos que el Gobierno destinó a la población.

UN ESCENARIO OPTIMISTA EN 2021

Preguntado por la capacidad fiscal en caso de tener que afrontar una segunda ola de la covid-19, el ministro dijo que este escenario, a nivel pandémico, es poco probable porque “en Perú no ha habido una ola, ha habido un tsunami”.

En materia económica, el titular de la cartera de Economía sostuvo que la solidez fiscal “ha sido golpeada pero no tanto”, mientras que la solidez del Banco Central “ha quedado intacta”.

Con todo, Mendoza afirmó que la inversión pública crecerá más del 20 % en el próximo año, cuando la proyección del PIB se sitúa alrededor del 10 %, una cifra “realista” que “incluso puede ser superada”, dijo.

Y el déficit fiscal, estimado a 6,6 % en 2021, podría ser “un punto o un punto y medio menor”, añadió el ministro.

En su discurso de inauguración de la conferencia, la ministra de Relaciones Exteriores del Perú, Elizabeth Astete, se mostró también optimista ante el crecimiento económico del país el año que viene

Astete aseveró que hay “señales de confianza de la comunidad financiera e internacional” y destacó el compromiso de su ministerio en “desempeñar un rol estratégico” para desarrollar alianzas con entidades públicas y privadas, y lograr una mayor inversión extranjera “que permita la recuperación económica”.

PEDIDO DE CONSTITUCIONALIDAD AL CONGRESO

El ministro Mendoza destacó que la advertencia de la agencia de riesgo Fitch Ratings, que recientemente cambió la perspectiva del Perú de “estable” a “negativa”, estaba relacionada con las actividades recientes del Congreso, pero no del Ministerio de Economía y Finanzas ni del Banco Central.

“Nos sentimos tranquilos en ese espacio financiero”, afirmó.

Esta semana, Fitch mantuvo la calificación de la deuda de largo plazo en moneda nacional y extranjera, aunque deterioró la perspectiva del país a “negativa”, basada en determinantes como el deterioro de la previsibilidad de las políticas y la “expectativa de desafíos continuos para reducir los déficit fiscales a niveles consistentes con la estabilización de la deuda”.

El deterioro de la previsibilidad se atribuyó a la aprobación de “medidas populistas” por parte del Congreso en los últimos meses.

En este sentido, el ministro destacó la “actitud positiva” del Gobierno del presidente transitorio Francisco Sagasti para “trabajar con la tecnocracia del Congreso”, aunque insistió en la necesidad de que las medidas del Parlamento sean “constitucionales”.

“Por más que conversemos con el Congreso, las medidas que son inconstitucionales irán directamente al canal que les corresponde, el Tribunal Constitucional”, apuntó Mendoza, quien citó la controvertida ley que establece la devolución de cotizaciones para las pensiones del sistema estatal administrado por la Oficina de Normalización Previsional (ONP).

EFE